>>>Las aventuras del Gigante de cristal

Las aventuras del Gigante de cristal

Un gigante da la bienvenida a las 700.000 personas que visitan anualmente el resplandeciente mundo de Swarovski en el Tirol. Es el guardián de las Cámaras de las Maravillas.
A

ndré Heller siempre ha tenido una imaginación desbordante. De niño, imaginaba que unos gigantes vivían en el Palacio de Schönbrunn en Viena. Salían a pasear por la noche y se transformaban en piedra durante el día. Cuando la firma Swarovski le propuso crear un “mundo de cristal” en 1995, el artista austriaco se acordó de estos paseantes nocturnos.

Así nació el Gigante, el guardián de Swarovski Crystal Worlds en el corazón del Tirol. Wattens, a menos de media hora de Innsbruck, fue el lugar elegido para instalar este lugar de fantasía. En esta ciudad enclavada en los Alpes austriacos un joyero de Bohemia había fundado 100 años antes la conocida marca Swarovski. Sus preciados cristales son la inspiración y la principal materia prima del mundo que se encuentra en las entrañas del Gigante.

Swarovski Crystal Worlds
En 2015 se completó la renovación y ampliación de Swarovski Crystal Worlds.

El tour del Gigante

En la taquilla puede adquirirse este libro de cuentos lleno de puzzles interactivos y datos interesantes que guiará a padres e hijos por Swarovski Crystal Worlds. A cada uno les será entregado una linterna que les ayudará a descubrir todos los secretos de este parque temático del cristal.

Cubierto de vegetación, su gigantesca cabeza es la puerta de entrada a las Cámaras de las Maravillas, en las que se pueden encontrar obras de arte de artistas como Andy Warhol o Salvador Dalí. Entre ellas, destacan el Crystal Dome, una cúpula compuesta por 595 espejos que pretende imitar el interior de un cristal y el Centenar, un cristal con 100 caras, el más grande del mundo cortado a mano. Pero que este resplandeciente museo no te ciegue, Swarovski Crystal Worlds es también un lugar para explorar, jugar y crear.

 

Los niños ocupan un lugar de honor en este mundo de cristales y gigantes. Al contrario que ‘El gigante egoísta’ de Oscar Wilde, que construyó un muro para evitar que se colaran a jugar en su jardín, aquí los pequeños de la casa (y también los grandes) son bienvenidos a corretear por las 7,5 hectáreas de praderas que rodean la cabeza del Gigante. Rodeado de montañas, fue ampliado con motivo de su 20 aniversario. En el jardín, como en el interior de las Cámaras de las Maravillas, pueden encontrarse obras de varios artistas, como una ‘nube’ con 800.000 cristales Swarovski ‘flotando’ por encima de las cabezas de los visitantes.

Playtower at Swarovski Crystal Worlds
La edad mínima para jugar en la torre son cuatro años

El teatro mecánico

En las Cámaras de las Maravillas se encuentra esta obra imaginada por el artista Jim Whiting. Combina la tecnología con lo bizarro en un original ‘show’ que no parece regirse por las leyes que conocemos: ropa voladora, objetos que cobran vida y mucha magia.

“Los niños –afirman desde Swarovski Crystal Worlds– son los artistas, visionarios, soñadores e investigadores del mañana”. Por eso, han incorporado estructuras únicamente para ellos, para que puedan desarrollar todas sus capacidades trepando en su torre de juegos, jugando en el parque o perdiéndose en el laberinto en forma de mano (gigante) creado por André Heller. La firma noruega Snøhetta está detrás del diseño de la torre, en cuyo interior se reparten cuatro áreas de juego repartidas en diferentes niveles a los que se puede acceder trepando por una red de algo más de 14 metros.

Festival of Light at Swarovski Crystal Worlds
Durante el Festival de Luces la Nube de Cristal y la Piscina de Espejo se convirtieron en el escenario de un ‘show luminoso’.

Durante todo el año se programan talleres y eventos para toda la familia como el Festival de Luces celebrado entre enero y febrero de este año. El más musical tiene lugar en mayo (del 19 al 27), con el festival ‘Music in the Giant’. A su 14ª edición acudirán artistas de varias partes del mundo, como Jerusalén y Berlín, para tocar música clásica y contemporánea, de Schubert a la actualidad. Sus notas sonarán en un entorno mágico, de cristal, siempre bajo la atenta mirada del Gigante.

 

Artículos relacionados

Arquitectura natural en Innsbruck

¿Zaha Hadid o la madre Naturaleza? Ambas se disputan el orgullo de haber creado la obra más asombrosa de la...

Por qué Viena siempre ha sido cool

En Viena puedes ser Sissi Emperatriz, y comer tarta Sacher mientras paseas por los palacios. O puedes ser Christina Steinbrecher-Pfandt,...

Las ventajas del verano austriaco

Pasear por un glaciar nevado y bañarse (sin neopreno) en un lago de aguas cristalinas. ¿Todo en el mismo lugar?...

La caravana más chic

¿Quieres tener la sensación de viajar en una caravana sin renunciar a la comodidad de un hotel? Es la modalidad...