>>>La vuelta al mundo en 80 clubes

La vuelta al mundo en 80 clubes

Un club era la segunda casa de un caballero británico. Soho House ofrece a sus socios casas en todo el mundo pero no es necesario ser un caballero. Aunque sí ser discreto.
P

hileas Fogg apostó su fortuna ante sus compañeros del Reform Club de Londres a que daría la vuelta al mundo en 80 días en la novela de Julio Verne. Si actualmente se repitiera la apuesta en alguno de los clubes Soho House, esta incluiría como cláusula hacer una película o un documental sobre el viaje, escribir un guión, o convertirlo en un videojuego.

Los socios de Soho House no son aristócratas con dinero y mansión en la campiña inglesa. Son artistas, cineastas, periodistas, creativos publicitarios y emprendedores tecnológicos. Pagan una cuota anual (de entre 1.200 y 2.000 dólares) por reunirse, trabajar, hacer contactos, asistir al spa o al gimnasio y, sobre todo, dejarse ver en el restaurante o la piscina de la azotea.

Piscina en la azotea de Soho House Chicago.
Soho House Chicago abrió en una antigua fábrica de cinturones en Fulton Market District.

¿Quieres ser socio?

Si quieres unirte a los casi 60.000 socios de Soho House en todo el mundo, o al menos a los 30.000 solicitantes en lista de espera, solo tienes que rellenar una solicitud explicando qué haces y conseguir el aval de dos socios. Una comisión evaluará tu candidatura.

Como todos los clubes, Soho House tiene sus normas. Las más importantes: prohibido el traje de chaqueta y el uso del móvil tanto para llamar como para hacer fotografías. Para ser socio no es necesario ser famoso ni tener mucho dinero. De hecho, Kim Kardashian no ha sido admitida aunque lo ha solicitado varias veces, y 500 peces gordos de Wall Street fueron expulsados del Soho House Nueva York hace un par de años porque la dirección quería recuperar el perfil creativo.

 

“En los Soho House hay que sentirse como en casa, no como en una junta de accionistas”, defiende Nick Jones, su fundador. Británico, de 53 años, abrió el primer Soho House en el número 40 Greek Street, en Londres. Fue en el año 1995. Su objetivo, actualizar el concepto del tradicional club de caballeros y crear una casa fuera de casa para todo tipo de personas creativas. Un club para pasar el día y, también la noche si hace falta, porque algunos disponen también de hoteles abiertos al público, como lo están los restaurantes Cecconi’s y Dirty Burger y los spas Cowshed.

Restaurante Cecconi’s de Estambul
Los restaurantes de Soho House aseguran haber sido los primeros en servir tostada de aguacate para desayunar.

Desde entonces, ha decidido ponérselo fácil a Phileas Fogg para que encontrara alojamiento en su vuelta al mundo y ha abierto Soho House en Barcelona, Estambul, Nueva York, Chicago, Miami, Toronto, Berlín o Los Ángeles. Tampoco podían faltar Soho Houses de fin de semana en el campo: Soho Farmhouse, en Oxfordshire, y Babington House, una mansión georgiana en Somerset. Los próximos proyectos, además de Ámsterdam, extienden los clubes a Asia, concretamente a Tokio, donde Tadao Ando ya está diseñando un edificio, Bombay y Hong Kong.

 

Jones se siente muy orgulloso de que el estilo Soho House, ese diseño emocional que crea vínculos emotivos con los lugares, se haya convertido en el sinónimo de bienestar que aspiran conseguir todos los interioristas. En los hoteles, lo importante son las camas, que sean grandes y cómodas.

Puede que sea por ello, o porque es posible cenar sin tener que preocuparse de que en la mesa de al lado les hagan fotos con el móvil, por lo que las estrellas de Hollywood lo eligen para celebrar sus cumpleaños. Los que se alojan en los hoteles pueden acceder también a las zonas reservadas solo a los socios. Eso sí, respetando las reglas del club: Nunca subas a Instagram lo que veas o a quien veas en el club.

Artículos relacionados

El lujo más salvaje de África

Los tradicionales ‘cinco grandes’ atractivos de la sabana –el león, el guepardo, el elefante, el rinoceronte y el búfalo– tienen...

El desierto que se comió Kolmanskop

Vivió su máximo esplendor durante la primera mitad del siglo XX gracias a los diamantes que escondían sus tierras. Hoy...

Ibiza se pone íntima

La capital mundial de la fiesta puede transformarse en un oasis solo para dos. Te mostramos la cara más desconocida...

Ponte las botas en Módena

Además de su vinagre, Módena propone infinidad de platos para un fin de semana gastronómico. Algunos se encuentran en el...