>>>La vía preferida de Estados Unidos
Hay entradas y salidas desde las principales carreteras estatales y federales.
Foto: ©Virginia Tourism Corporation

La vía preferida de Estados Unidos

Ni la 66 ni la 1. Blue Ridge Parkway es la ruta yanqui favorita. Una invitación a la contemplación entre Virginia y Carolina del Norte.
P

ara completar los 766 kilómetros con los que cuenta Blue Ridge Parkway se necesitó más de medio siglo de obras. 52 años desde que se puso ‘la primera piedra’ por encargo del presidente Franklin D. Roosevelt en 1935, hasta que se dio por finalizado el último tramo en 1987. Su construcción surgió de un plan para revitalizar el empleo y la economía de esta zona del este del país que por entonces vivía muy empobrecida debido a la Gran Depresión.

Stanley William Abbott, arquitecto paisajista que trabajó en el proyecto, describió el entorno en el que se construyó Blue Ridge como un lugar con “evidencias de una cultura sencilla, de granja, y de un pueblo cuya forma de vida surgió de la tierra que había alrededor de ellos”. Un museo al aire libre que mostraba la vida agrícola en la montaña. Una mezcla entre naturaleza y cultura que sigue vigente, aunque con notables avances.

Ciclistas en Blue Ridge Parkway.
No hay que pagar ninguna tarifa por circular por Blue Ridge Parkway.
Foto: ©Virginia Tourism Corporation

Un tesoro de madera

En la milla 176 se encuentra una de las paradas más emblemáticas de Blue Ridge Parkway, el molino de agua Mabry Mill. Fue construido durante varias décadas a principios del siglo XX. Los domingos de verano se convierte en lugar de reunión para músicos de la zona.

Blue Ridge Parkway no es tan conocida internacionalmente como la Ruta 66 o la Pacific Coast Highway, pero es una de las predilectas para los locales. Se conoce como la “vía preferida de Estados Unidos”. Recorre los montes Apalaches ­–en su sección meridional–, y los puntos claves son dos parques nacionales, uno en cada uno de los dos estados que atraviesa: Shenandoah, en Virginia, y Great Smoky Mountains, en Carolina del Norte.

Está gestionada por el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos y en 2015 registró un total de 15 millones de visitas. A pesar de tal afluencia, es una ruta diseñada para viajes lentos y contemplativos. Para recorrerla de inicio a fin se necesita una semana completa. Sin prisas. Está plagada de senderos que permiten ‘escaparse’ del recorrido habitual y puntos panorámicos en los que parar (cuenta con 382 miradores).

El molino de agua Mabry Mill.
Mabry Mill ha sido restaurado y está en funcionamiento.

Lo habitual es situar la casilla de salida en Virginia y la de meta, en Carolina del Norte. Asheville, Boone y Roanoke son las ciudades más importantes del camino, pero las paradas esenciales no son urbanas. Blue Ridge Parkway entrelaza parte de su trazado con el sendero de los Apalaches, una mítica ruta de senderismo, la más extensa del país, que atraviesa 14 estados. Mabry Mill es otra de las postales obligatorias de esta carretera, un molino de madera convertido en monumento.

Concierto al aire libre en Blue Ridge Music Center.
En Blue Ridge Parkway hay 26 túneles y 176 puentes.
Foto: © Two Rivers

La velocidad máxima en Blue Ridge Parkway es de 45 millas a la hora (unos 72 kilómetros). Y la mejor época para conducir por sus curvas es el otoño, con la caída de la hoja. En las paradas más largas se puede aprovechar para hacer senderismo, paseos a caballo, observar aves… Únicamente hay un alojamiento en la ruta que permanece abierto todo el año, Peaks of Otter. Está en la milla 86, y da a un lago en el que se puede pescar. Otra alternativa es hacer un picnic en alguna de las 13 áreas habitadas para ello.

Y no hay ruta en coche por Estados Unidos que no tenga su propia banda sonora. La de la “vía preferida de Estados Unidos” la ponen en Blue Ridge Music Center (Galax, Virginia). En su auditorio se organizan conciertos y actuaciones al aire libre. Son los encargados de difundir la música local, que suena a banjo africano y violín europeo.

Artículos relacionados

Visita Westworld sin gastar 40.000 dólares al día

La nueva serie de HBO nos lleva del futuro al Salvaje Oeste. Humanos y robots se mezclan en un mundo...

Raíles de cinco estrellas

Nunca ha sido tan obvio: lo que importa no es llegar sino el camino recorrido. Más aún si te llevamos...

Psicoanálisis natural en los Alpes austriacos

El contacto con la naturaleza combate la depresión. Acaba de ser demostrado científicamente, pero los austriacos llevan años aplicando esta...

St. Andrews, abierto para jugar

Solo sucede dos veces al año. No es ningún fenómeno meteorológico, pero los aficionados al golf señalan en rojo en...