>>>La torre de los dos mundos

La torre de los dos mundos

La Torre de Leandro une Asia y Europa en el Bósforo. Un faro de leyendas trágicas donde hoy se celebran bodas y se sacan algunas de las fotos más repetidas.
Para llegar a ella hay que hacerlo desde Europa. Para fotografiarla, la mejor posición es Asia. Así de caprichosa es Kiz Kulesi, aire místico de mujer éxotica, su nombre en turco. Así es la Torre de la Doncella, como la llaman los turcos. O la Torre de Leandro, como la conocemos en Occidente. Uno de los puntos más fotografiados de la ya de por sí fotogénica Estambul. La torre se encuentra a unos 200 metros de la orilla de Usküdar, donde empieza el Bósforo, en un pequeño islote entre los dos continentes, aunque el ‘selfie’ hay que hacérselo al atardecer desde la parte asiática de Estambul.
La gente se sienta en alfombras en el suelo para disfrutar de las vistas
Foto: Aivita

En el top 10 del mundo

La Torre de Leandro ocupa el quinto lugar de la lista que recoge los diez lugares del mundo más fotografiados, por detrás de lugares turísticos como el Parc Güell en Barcelona o el parisino Moulin Rouge.

Desde el muelle de Usküdar se puede contemplar al sol cayendo tras este imponente edificio de 1.200 metros cuadrados. La torre fue construida en el siglo XII con la intención de fijar en un lugar firme la cadena que cerraba el paso de los barcos que querían cruzar por el Bósforo. A lo largo de su historia se la ha utilizado como mausoleo, faro, semáforo, punto de aduana, casa de retiro y cuartel. Su aspecto actual es consecuencia de su última reforma, en el siglo XIX. Pero su apariencia no es lo único cautivador: aun son mejores las leyendas en torno a la torre, de las que toma sus dos nombres.
La leyenda turca cuenta que el joven Leandro se enamoró de Hero, una sacerdotisa de la diosa Afrodita. Cada noche cruzaba nadando el estrecho para visitarla, guiado por la luz de la antorcha que ella encendía. Una madrugada de tormenta, la llama se apagó por la lluvia y Leandro murió ahogado. Al enterarse, ella se lanzó a las aguas del estrecho y fallecieron los dos, protagonizando un trágico y romántico final.
Es tradición tomarse una taza de té turco mientras contemplas el atardecer
Según la leyenda europea, el emperador Manuel Komnenos mandó construir la torre para proteger a su hija de la profecía de una adivina que había vaticinado que moriría por la picadura de una serpiente. Su padre pretendía burlar al destino rodeando la casa de agua, pero un día la niña recibió una cesta de frutas… de la que salió una serpiente que la mató con su picadura.
A diferencia de Leandro, puedes llegar a la torre en ferry
La Torre de Leandro es ahora un elegante restaurante donde se celebran cenas y bodas de verano, la mejor época, sobre todo, para aprovechar las vistas de 360 grados que hay desde la parte más alta. Además de que ahora el novio no necesita cruzar a nado el bósforo: puede subirse a uno de los ferries para llegar. O intentarlo, claro. Que donde caben dos leyendas seguro que hay hueco aun para una más. Sobre todo si es de éxito.

Artículos relacionados

Bucea por los museos submarinos

¿Arte bajo el mar? Lanzarote ha abierto un museo a doce metros de profundidad. En Cancún, con 500 esculturas, se...

Alimentar el deseo

El chef Andoni Luis Aduriz ha creado 60 platos nuevos con los que soñar en 2015 en su restaurante Mugaritz...

Casas en árboles solo para adultos

El Hotel Free Spirit Spheres solo aloja clientes atrevidos. Sus casas esféricas en lo alto de los árboles flotan sobre...

La isla de las iglesias de madera

Los templos y casas de madera de la isla de Kizhi, al norte del lago Onega, en Rusia, han vencido...