>>>La selva de ‘El libro de la selva’

La selva de ‘El libro de la selva’

Si buscas “lo más vital, no más”, haz caso al viejo Baloo: “La naturaleza te lo da”. Nosotros solo te enseñamos dónde.
R

udyard Kipling se inspiró en la realidad para escribir su ‘libro de las tierras vírgenes’. Concretamente en el testimonio de un soldado británico, Sir William Henry Sleeman, que documentó hasta seis casos de niños salvajes criados por una manada de lobos. Como Mowgli. De la serpiente hipnotizadora, el tigre vengador y los monos cantarines no existe evidencia: a ellos sí que se lo inventó.

Lo que no fue tanto cosa de su imaginación, o al menos no del todo, fueron los paisajes de la selva india donde tienen lugar las aventuras del ‘cachorro de hombre’. Kipling, británico nacido en Bombay, trabajó como reportero en la India durante varios años. A pesar de ello, nunca viajó a Madhya Pradesh, el estado en el que se sitúa el cuento infantil según los expertos. Los árboles por los que trepa Mowgli, el riachuelo donde chapotea con Baloo, las praderas por las que pasea con Bagheera y hasta las ruinas de la ciudad de los monos encuentran aquí su equivalente. Eso sí, no todos en el mismo lugar. La selva de ‘El Libro de la Selva’ es en realidad un ‘remix’ de las diferentes estampas que se pueden encontrar en esta región.

Tigre de Bengala en el parque nacional de Bandhavgarh
El Proyecto Tigre, presente en la mayoría de los parques nacionales, es una iniciativa del gobierno indio para proteger a su animal más preciado.

“O dubi du, quiero ser como tú”

Además de otros parques nacionales de Madhya Pradesh, como el de Saptura o el de Kanha (el más grande de la región, con 940 kilómetros cuadrados), el equipo Disney se inspiró en lugares fuera de la India para crear su selva digital, como los bosques de Sabah, en Borneo.

Muchas de ellas se sitúan en el Parque Nacional de Pench, ‘la verdadera selva con verdaderos Sher Khans’, según la oficina de turismo de Madhya Pradesh. Situada entre los distritos de Chhindwara y Seoni, fue en este último donde, en 1831, encontraron a uno de esos niños-lobo sobre los que leyó Kipling. Además, la primera frase del libro habla de unas colinas, las de Seeonee, un nombre ficticio pero sospechosamente parecido. Caracterizado por bosques frondosos y amplias explanadas de hierba, el Parque Nacional de Pench tiene uno de los índices de densidad de herbívoros más altos de la India. Con un área total de 757 kilómetros cuadrados, destaca sobre todo por su reserva, en la que se pueden avistar tigres de Bengala, hoy en peligro de extinción. Se calcula que hoy habitan este territorio alrededor de 65. Lo comparten con cientos de animales, entre ellos 285 tipos de aves y osos perezosos, como Baloo.

 

En el Parque Nacional de Bandhavgarh también reina el felino a rayas. Es uno de los mejores lugares de la India para verle en libertad junto con el parque de Ranthambore. Lo que no es tan sencillo es ver al exótico tigre blanco, a pesar de ser su hogar original. Hace más de 60 años que no aparece ninguno. El último, Mohan, fue domesticado por el maharajá cuando Bandhavgarh aún era un coto de caza privado.

Colina en Bandhavgarh
El Parque Nacional de Bandhavgarh tiene la mayor densidad de tigres de Bengala del mundo.

En lo alto de una colina, en medio de la vegetación, se encuentra el fuerte de Bandhavgarh que da nombre al parque. Fue un regalo de Rama a su hermano pequeño según la leyenda y tiene más de 2.000 años de antigüedad. La naturaleza ha retomado el control y ahora es la morada de varias especies protegidas de buitre. La Ciudad Perdida de Kipling está inspirada en este tipo de construcciones abandonadas, aunque en ‘El Libro de la Selva’ eran los monos los que hacían de las ruinas su guarida. Los ‘Bandar-log’, como los llama el autor, han ido cambiando de forma: en la película de dibujos animados de Disney, su rey era un orangután, algo imposible, ya que en la India no es posible encontrar a estos simios. En su versión de 2016, realizada completamente por ordenador, el rey Louie se convirtió en un Gigantopithecus, un primate ya extinto que vivió en India, China y el sudeste asiático. Un guiño para entremezclar realidad y ficción. ¡Buena caza!

Langur gris en Bandhavgarh
En el Parque Nacional de Bandhavgarh hay 80 especies de mamíferos y hasta 250 de aves.

Artículos relacionados

El festival de los camellos

En Rajastán, en India, tiene lugar cada mes de noviembre una cita muy particular: el festival de los camellos Pushkar...

Desarmando mitos

India combina el bullicio de Delhi y Bombay con la calma de sus centros de meditación, y esa contradicción nos...

Vivir como un rey en Rajastán

Salones tapizados, trofeos de caza y camas con dosel. Los maharajás han transformado sus palacios en hoteles de lujo que...

“Soy una guerrera del yoga”

Sherry Minnard abandonó el caos neoyorquino para ser profesora de yoga en Rajastán, en el ‘ashram’ que dirige Surajnath Siddh....