>>>La madre de las aguas

La madre de las aguas

Seis países, 4.000 años de historia y hogar de 60 millones de personas. El Mekong discurre por tierras repletas de leyendas en sus orillas.
En China, al Mekong lo llaman ‘río turbulento’. En Laos, ‘madre de las aguas’. El Mekong es también conocido como el río de Buda, y de ello dan fe los miles de templos que salpican sus orillas. Navegar a bordo de un crucero por este río es una experiencia que enamora a los sentidos y libera el alma. Recorrer el curso entero del Mekong nos llevaría más de 40 días. Pero una ruta de ocho días permite conocer hasta cuatro países.
Las embarcaciones que navegan por el Mekong no son grandes pero sí cómodas y lujosas.

El río de los nueve dragones

En Vietnam, el Mekong recibe el nombre de Cuu Long, 'el río de los nueve dragones'. El nombre se debe a los nueve brazos en los que el río se dividía antes de desembocar en el mar de la China Meridional. En la actualidad solo se conservan siete.

Los itinerarios que remontan el curso del río suelen partir de Laos, donde los ‘Watt’, o centros de oración, son una visita obligada en un país con un 60% de su población de religión budista. Luang Prabang es la primera ciudad ribereña del río a su paso por este país. Sus 32 templos y sus construcciones de estilo colonial francés convencieron a la Unesco para declararla en 1995 Patrimonio de la Humanidad.
Siguiendo el curso del río se encuentra la construcción religiosa más grande del mundo. La selva del norte de Camboya esconde Angkor, ‘la ciudad del bosque durmiente’. La capital del país hasta el siglo XV acoge Angkor Watt, la mayor muestra de la arquitectura del Imperio Jemer. Este gran templo de culto es un símbolo tal para el país que figura en su bandera.
El Mekong cruza seis países: China, Birmania, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam.
El viaje continúa hasta Vietnam. En el mercado flotante de Phung Hiep, donde convergen siete brazos del río, es difícil saber dónde acaba la tierra y comienza el agua. Las miles de pequeñas embarcaciones repletas de frutas de temporada y verduras frescas son uno de los símbolos de identidad del Mekong. Este río no sólo es vital para la actividad comercial de la zona, sino que de él depende gran parte de la cosecha de arroz. Se conoce con el sobrenombre de ‘la despensa de Vietnam’.
Con una longitud estimada de 4.880 km, el Mekong es el octavo río más largo de planeta.
El crucero de la compañía Pandaw navega por el curso alto del Mekong hasta China, donde se puede visitar el Jardín Botánico de Menglun. Es uno de los centros de investigación natural más importantes de China. Guarda especies tan curiosas como la ‘Dancing Gras’, una planta que parece bailar en respuesta a la música.
Admirar la actividad en cada una de sus orillas y adentrarse en la historia de cada uno de los pueblos que atraviesa el Mekong nos transporta siglos atrás tan solo con mirar el reflejo de sus aguas.

Artículos relacionados

Londres quiere ser Manhattan

Desde las cúpulas de las catedrales hasta los imponentes rascacielos, el ‘skyline’ de Londres es conocido en el mundo entero....

Un safari dentro del cráter

Visto desde arriba, parece la huella de un enorme meteorito que se hubiera estrellado contra la Tierra. Pero en lugar...

Cruza en tren el puente sobre el río Kwai

Una famosa película dirigida por David Lean hizo universal el puente de Tailandia con el origen más trágico.

Destino al infierno

La depresión Danakil, en el Cuerno de África, es uno de los puntos más calientes del planeta. Con apenas 60.000...