>>>La isla de la felicidad
Foto: Samara Morris

La isla de la felicidad

Del 28 de julio al 6 de septiembre, la isla de Obonjan, en Croacia, solo tiene una misión: hacernos felices.
U
na isla paradisíaca para exploradores de espíritu libre que quieren celebrar, relajarse y aprender”. Es decir, todo lo que uno espera de unas vacaciones. Para hacer realidad este lugar de ensueño, los promotores de Hideout Festival han alquilado una isla de 1,5 kilómetros de largo y 450 metros de ancho frente a la ciudad croata de Šibenik. Obonjan es su forma de luchar contra el tiempo. “Nos encantan los festivales, pero vienen y van tan rápido… Ésta es nuestra oportunidad de crear algo más duradero”. Lo dice Dan Blackledge, co-fundador de Sound Channel y uno de los cerebros de este proyecto. La efímera felicidad de los festivales se alarga aquí durante ocho semanas en las que además de música, hay espacio para el arte, el deporte y el bienestar.
Los menús se han elaborado a partir de ingredientes locales con el marisco, los vegetales y las especias como protagonistas
Foto: Mike Cooper

El jardín de Europa

“Es el sueño de todo chef: tener un producto extraordinario en la puerta de tu casa”. Sam Letteri, el cocinero encargado de diseñar los menús que se ofrecen en los cinco restaurantes de la isla, confiesa que todavía no se ha acostumbrado a la abundancia de pescado y verduras frescas que ofrece Croacia.

Antes de convertirse en la isla de la felicidad, Obonjan fue la isla de la juventud. El nombre viene heredado de la década de los setenta, cuando los Scout organizaban allí  campamentos de verano. Incluso construyeron un anfiteatro, el mismo que sirve de escenario para los principales conciertos. Después, la isla volvió a estar deshabitada, aunque no del todo: Mirko y su perro Jimmy viven allí desde 2008. A partir del 28 de julio tendrán compañía, 800 afortunados dispuestos a olvidarse de la rutina para dedicarse al disfrute a tiempo completo.
Opciones no les van a faltar.La música estará presente día y noche, en el anfiteatro, donde tocarán los cabezas de cartel, y en el Rum Bar, con conciertos más íntimos. Sonará desde electrónica hasta música clásica, y es que el equilibrio entre fiesta y desconexión es una de las claves de Obonjan. Las sesiones de meditación y yoga al aire libre serán de gran ayuda en la búsqueda de este equilibrio. También el jacuzzi, la sauna y los baños de vapor. Los que quieran dar un paso más, tienen la oportunidad de recibir masajes y tratamientos curativos en el centro de bienestar dirigido por Lily Lawson O’Neil, fundadora del londinense The Well Garden.
En Obonjan, los conciertos y fiestas conviven con clases de yoga y sesiones de meditación.
Foto: Paula Andreewitch
También está prevista una amplia programación de talleres para aquellos que piensan que nunca se deja de aprender. Astronomía, filosofía, arquitectura, conservación marina… los temas son variados y las lecciones corren a cargo de expertos y activistas como Jules Evans y Tim ‘Mac’ Macartney, habituales en las charlas de TEDx.
La pequeña isla croata está cubierta por olivos y pinos
Foto: Gus Webster
Otro de los invitados de excepción es el arte en todas sus formas. Una galería cambiante con exhibiciones temporales y permanentes se distribuirá por toda la isla, tanto en la superficie como en las profundidades. El jardín de esculturas submarino de la artista Celia Gregory es una de las instalaciones más esperadas, pero no será la única sorpresa que espera en Obonjan. Por suerte, tenemos dos meses para descubrirlas.

Artículos relacionados

Bajo el sol de la Toscana croata

Paisajes salpicados de viñedos y ciudades con aire medieval. La península de Istria destila esencia mediterránea al norte del Adriático....

El festival itinerante sobre el mar Adriático

De isla en isla, parando en siete destinos babilonios de la costa croata, una aventura hedonista a través del paraíso...

‘Crazy in love’ en Hvar

Le hace la competencia a Ibiza y Saint-Tropez y hasta Beyoncé busca inspiración en sus costas. El destino de moda...

Croacia para ‘foodies’ exigentes

Trufa blanca de Istria, ostras de Ston y aceite de oliva de autor. Los sabores de Croacia se descubren con...