>>>La guía definitiva para festivaleros novatos

La guía definitiva para festivaleros novatos

A partir de julio la agenda festivalera se calienta. Y para que no te pille de sorpresa, te traemos el manual de supervivencia básico para esta temporada. Buena suerte y buena música.
N

o importa si es tu primera vez o te llegan las pulseras de ediciones pasadas hasta el codo. Hay ciertas cosas que ocurren en todos los festivales, sean de reggae o de música electrónica, y como buenos festivaleros con años de experiencia (y de colas) a nuestras espaldas, te traemos los mejores consejos para que los disfrutes al máximo.

Burning Man
Foto: Ellie Pritts
1. Hay que beber agua…

Y más si estás en medio del desierto de Black Rock, Nevada. No te dejes hipnotizar por las gigantescas esculturas del Burning Man y acuérdate de hidratarte. En esta ciudad temporal, que se levantará del 27 de agosto al 4 de septiembre, es fácil perder la noción del tiempo entre instalaciones artísticas y ‘vehículos mutantes’ (los únicos permitidos además de bicicletas). A pesar de que no se identifica como festival sino como un “experimento comunitario”, el Burning Man es uno de los eventos más esperados. El sentimiento de libertad y “autoexpresión radical” de los ‘burners’ ha contagiado hasta a los cerebritos de Silicon Valley. Y eso que en el desierto no hay wifi.

Splendour in the Grass
Foto: SavannahVanderNiet
2. Vístete con el look “adecuado”

Cuando decimos adecuado, nos referimos a loco/fashion/ discreto/como-te-de-la-gana. No es necesario que metas todo tu armario en la mochila, pero tampoco vayas los tres días con la misma camiseta, por mucho que sea de tu grupo favorito. La mayoría de los festivales suelen incluir información sobre el ‘outfit’ recomendado en las FAQ’s de su web. Como Splendour in the Grass (Byron Bay, del 21 al 23 de julio), que se celebra en pleno ‘invierno’ australiano. Aconsejan llevar sombreros, crema solar y botas de lluvia al más puro estilo Glastonbury. Un poco de todo. Porque no todo van a ser olas y surf en Australia.

Sziget
Foto: Sziget.hu/Sándor Csudai
3. Y no juzgues el de los demás

Es la regla más importante, sobre todo desde que los festivales se convirtieron en a)una pasarela de moda, b) una fiesta de disfraces. En Sziget, conocida como “la Isla de la Libertad” lo llevan a rajatabla. El festival celebra su 24ª edición del 9 al 16 de agosto en una isla del Danubio en Budapest. Ha sido elegido el mejor festival de Europa en dos ocasiones gracias al buen rollo de sus ‘szitizens’, que tienen hasta pasaporte. Si quieres evitar polémicas, huye de los complementos étnicos como los tocados de plumas, muy criticados en Coachella por “apropiación cultural”. Y ya de paso, olvídate de las coronas de flores. No estamos en 2012.

Rototom Sunsplash
Foto: Luca Valenta
4. Exprime el festival y descubre que es mucho más que música

Los festivales de hoy son mucho más que una sucesión de conciertos en un escenario gigante. Ahora incluyen desde exposiciones de arte hasta programas de yoga y de fitness, como las clases de Zumba y de artes marciales que ofrecen en el Rainforest World Music Festival de Borneo (del 14 al 16 de julio). En el Rototom Sunsplash (Benicàssim, del 12 al 19 de agosto) traen a la costa española toda la energía de la Pachamama en un espacio de crecimiento personal y reconexión con la Madre Tierra. También cuentan con un circo y un rincón para jugar en familia, porque los festivales también son lugar para niños.

Lollapalooza
Foto: Greg Noire
5. Elige a tus acompañantes con cabeza

Hay muchos tipos de compañeros de festi: el que quiere estar siempre en primera fila, el limpio que se ducha mañana y tarde, el que siempre tiene de todo justo cuando lo necesitas… Lo más importante es que os pongáis de acuerdo en los grupos que queréis ver y repaséis el programa juntos para comprobar los horarios. En los grandes festivales como Lollapalooza (Chicago, del 3 al 6 de agosto) o el FIB (Benicàssim, del 13 al 16 de julio), con cabezas de cartel como Muse, Red Hot Chili Peppers o Arcade Fire, lo normal es que te ocurra lo peor que le puede pasar a un festivalero: que tus grupos favoritos se solapen.

Artículos relacionados

Fremantle, capital festiva de Australia

La ciudad natal de Bon Scott, el excantante de AC/DC, es un imán para los amantes de la música, el...

Bailando en las calles de La Habana

Las ciudades son sus personas. Y para el fotógrafo Omar Z. Robles, son sus bailarines. Les fotografía realizando piruetas en...

La isla de la felicidad

Del 28 de julio al 6 de septiembre, la isla de Obonjan, en Croacia, solo tiene una misión: hacernos felices.

Autopista 61, atrapado con el blues de Memphis

Con el álbum ‘Highway 61 Revisited’ de Bob Dylan como banda sonora, recorremos los 1.600 kilómetros que separan Chicago de...