>>>La fiebre verde se contagia
Foto: ©Choose Chicago

La fiebre verde se contagia

San Patricio, el patrón de Irlanda, nació en Escocia. Así que no le importará que celebres su festividad fuera de la Isla Esmeralda.
Llevó el cristianismo a Irlanda, liberó a la isla de las serpientes y puso de moda el trébol de tres hojas. Estas tres ‘hazañas’ tan diferentes se le atribuyen a San Patricio, patrón de Irlanda, pero nacido en Nothern Roman Britain (Escocia).
En realidad, nunca hubo serpientes en la isla, son una metáfora para hablar del paganismo que erradicó. Y el ‘shamrock’ (trébol de tres hojas) lo usaba para explicar la Santísima Trinidad a los irlandeses.
El primer desfile en honor a San Patricio no se celebró en Irlanda, sino en Estados Unidos.
Foto: Stuart Monk / Shutterstock.com

Verde azulado

Aunque hablemos de 'fiebre verde' y este sea el color por excelencia en las celebraciones actuales, no siempre fue así. Esta tradición comenzó en 1680 gracias a los tréboles. De hecho, San Patricio solía vestir de azul, color que se mantiene en el escudo del país.

A los 16 años fue capturado por piratas y trasladado a Irlanda para ser vendido como esclavo. Consiguió escapar y marchó a Francia para prepararse para la vida monástica. No regresó a Irlanda hasta los 46 años, y dedicó el resto de sus días a evangelizar el país. Murió el 17 de marzo de 461. Desde entonces, esa fecha se ha conmemorado como festividad religiosa, aunque empezó a celebrarse oficialmente en 1903. En los 60 la ley permitió a los pubs abrir durante el Día de San Patricio, otorgando un perfil mucho más lúdico. El verde de los tréboles se ha extendido por cientos de países, principalmente por aquellos a los que llegó la diáspora irlandesa.
En Chicago se toman de forma muy literal lo de vestirse de verde. El Chicago River se tiñe de este color durante la primera jornada de las celebraciones, que suelen durar unos tres días. La tradición comenzó en 1961, cuando un fontanero manchó el río de forma accidental. Desde entonces, una embarcación lo imita esparciendo un polvo colorante de origen ecológico. Con tres desfiles durante el día de San Patricio, Chicago se considera a sí misma “la ciudad más verde del mundo”. La corporación The Shamrock se encarga de iluminar durante una semana los edificios y monumentos más icónicos de la ciudad.
En Moscú se organizan más de 120 eventos para celebrar el día del patrón irlandés.
Foto: Alexander Tolstykh / Shutterstock.com
Otro de los edificios que se visten de verde por San Patricio es el Empire State Building de Nueva York. El desfile de la Gran Manzana es el más grande de los que se organizan en todo el mundo, y suele congregar a dos millones de espectadores. Transcurre por la Quinta Avenida y dura seis horas. El segundo en importancia es el de Boston, donde una cuarta parte de su población tiene sangre irlandesa.
Las pintas verdes se consiguen echando un poco de colorante azul en la cerveza rubia.
La fiebre verde se hace notar en casi cada rincón del planeta. Se celebra en lugares como Vancouver y Montreal, en Canadá, Birmingham (Inglaterra), Moscú (Rusia), Auckland (Nueva Zelanda) y hasta en la isla de Monstserrat (Bahamas). En el siglo XVII, este pequeño rincón del Caribe se convirtió en refugio para los católicos irlandeses perseguidos en otras islas vecinas. Durante una semana, organizan festejos que mezclan sus herencias africana e irlandesa.

Artículos relacionados

La huella de Zaha Hadid

El legado de la mujer que revolucionó la arquitectura pervive y se sigue expandiendo. Londres, Riad o Pekín esperan para...

Las cifras de Dubái

Como un oasis en medio del desierto, se erige como una ciudad de récords y cifras. Lo más grande, lo...

Oporto adelanta el reloj

Ha nacido el Oporto ‘cool’. La ciudad con la ‘saudade’ más vetusta del mundo es también la que tiene el...

Londres quiere ser Manhattan

Desde las cúpulas de las catedrales hasta los imponentes rascacielos, el ‘skyline’ de Londres es conocido en el mundo entero....