>>>La costa blanca de Alemania
Restaurante Ostseebad en el Muelle de Sellin

La costa blanca de Alemania

Rügen, la mayor isla del país germánico, esconde un extenso litoral que mira al Báltico y que ha sido inspiración de artistas y refugio de personajes ilustres.
S
tubbenkammer era uno de los lugares favoritos de Caspar David Friedrich. El pintor alemán inmortalizó en sus cuadros los paisajes de esta zona de la isla de Rügen. “El auténtico arte es concebido en un momento sagrado y se nutre en una bendita hora, lo crea un impulso interior, a menudo sin que el artista sea consciente de ello”, dijo Friedrich. Esa hora de inspiración le pilló pintando en la isla de Rügen en más de una ocasión. La obra más famosa de esta serie es ‘Acantilados de tiza en Rügen’, firmada en 1818. Refleja la particularidad por la que se conoce a esta costa, el blanco casi impoluto de sus rocas.
La isla de Rügen tiene 17 puertos.
Friedrich no es el único nombre ilustre asociado a Rügen. Científicos como Einstein, políticos como Bismarck y escritores como Thomas Mann recalaron en los centros turísticos de la isla más grande de Alemania (974 kilómetros cuadrados). En el siglo XIX –y principios del XX– era destino habitual para la clase alta germana y sus balnearios, su principal reclamo. Algunos continúan en funcionamiento, igual que Rasender Roland, un tren que enlaza las localidades costeras de la región. Eso sí, a 30 kilómetros/hora. La vía, con más de un siglo de antigüedad, no permite velocidades mayores.
 
El complejo hotelero de Prora se construyó con 10.000 habitaciones.

Teatro al aire libre

El festival Störtebeker pone el toque festivo a los veranos en Rügen. Se trata del evento de teatro al aire libre de mayor éxito en Alemania (100.000 espectadores cada año).

De las ciudades balneario que pueblan Rügen, Putbus es la más antigua. Su mejor carta de presentación es su arquitectura. Clasicista, señorial. Al este de Putbus, se encuentra Binz, donde está otra de las joyas de Rügen: el pabellón de caza Granitz. Se construyó en el punto más alto del sureste de la isla y su pieza central es la escalera de caracol, formada por 154 escalones. A unos 14 kilómetros de Binz se encuentra Sellin, conocido por su muelle (otro de los iconos de la costa). En 1998 fue reconstruido sobre el diseño histórico de 1927, muy deteriorado por las inclemencias del tiempo. El puente que conduce hasta él mide 394 metros y en el interior hay un restaurante.
El pabellón de caza de Granitz se construyó a mediados del siglo XIX.
De los 574 kilómetros de costa de la isla de Rügen, 60 son de playas de arena fina y 27 de playas naturales. Para conocerlas desde otro punto de vista, una buena alternativa es el velero. Además, varias áreas de la isla están protegidas: Parque Nacional de Jasmund, Parque Nacional Vorpommersche Boddenlandschaft y Southeast Rügen (Reserva de la Biosfera). Se pueden recorrer tanto en bici como a pie.
Para ir sobre ruedas, la ruta cicloturística de Hamburgo-Rügen es la opción más popular, aunque hay otros trayectos por la costa, siempre con el Báltico de fondo. Para quienes prefieran una excursión a pie, el Parque Nacional de Jasmund tiene una ruta de ocho kilómetros y medio que discurre junto al acantilado. Ese mismo acantilado blanco que fascinó e inspiró a Friedrich.

Artículos relacionados

“Vivo del arte”

El tenor italiano Paolo Fanale se baja del escenario del Teatro de la Ópera de Munich para acompañarnos en un...

500 años de pura cerveza

En abril de 1516 el duque Guillermo IV de Baviera proclamó la ‘Reinheitsgebot’, la ley de pureza de la cerveza....

Múnich, emoción por el arte

Una sobredosis artística te espera en la capital bávara. Síguenos al corazón de la cultura y el arte en Europa.

Heidelberg: a los que aman

Llévense un drama y vuelvan con una comedia romántica. Tras siglos de fascinación, Heidelberg sigue creando una química rara entre...