>>>La conquista de América
Foto: K. Ciappa for Visit Philadelphia™

La conquista de América

Rocky Balboa, Al Capone, el 'cheesesteak' o Benjamin Franklin definen la energía de Filadelfia, megalópolis del estado de Pensilvania y primera ciudad americana nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
El Independence Hall fue la clave. Para ser susceptible de alcanzar este reconocimiento, una ciudad debe contar al menos con un monumento ya listado por la propia UNESCO. Requisito que Filadelfia cumplía desde 1979 gracias a este legendario edificio de ladrillo rojo, donde los padres fundadores de la democracia americana firmaron la Declaración de Independencia de 1776. Esos mismos muros acogieron el debate y la posterior firma de la Constitución Americana en 1787, con George Washington como presidente. El Independence Hall es considerado la cuna de los Estados Unidos de América.
En lo alto de la escalera del Philadelphia Museum of Art se encuentran las huellas de los pies de Rocky en bronce.
Foto: G. Widman for Visit Philadelphia™

La importancia de llamarse UNESCO

Según un estudio de Global Philadelphia, el reconocimiento como Patrimonio Universal incrementará al menos el turismo internacional de la ciudad un 10% y el turismo nacional un 2% anualmente, lo que se plasmará en unos 250 millones de ingresos suplementarios.

Pero Filadelfia es mucho más que su pasado. Situada al noreste del país, entre dos mastodontes como Nueva York y Washington D.C, ofrece una orografía amable, sembrada de rascacielos, casas del siglo XVIII y arterias plagadas de árboles y museos. Es también un importante puerto industrial sobre el río Delaware, y su historia y modernidad se funden con dinamismo y encanto.
Aquí se encuentran los 72 escalones más famosos del planeta, los que escalaba al esprint Sylvester Stalone en su rutina de entrenamientos como Rocky y que conducen a la fachada sur del Philadelphia Museum of Art. O la celda suntuosa de la Penitenciaria Oriental de la Avenida Fairmont (Eastern State Penitentiary) donde Al Capone estuvo condenado ocho meses entre exóticas alfombras persas, un escritorio, una radio a ritmos de vals y numerosas pinturas al óleo.
Celda donde estuve recluido Al Capone entre 1929 y 1930.
Foto: M. Fischetti for VISIT PHILADELPHIA®

Regreso al pasado

La concentración más importante de casas de los siglos XVIII y XIX en Estados Unidos se encuentra en Society Hill, al oeste de Penn's Landing en Filandelfia. Se trata de un barrio encantador con una sucesión de residencias de estilo georgiano y colonial muy bien conservadas.

Filadelfia es una explosión artística constante. Además de sus colecciones permanentes -que incluyen el mayor depósito de Rodin fuera de Francia-, en 2016 recibirá a Picasso, Matisse o Modigliani, con una exposición basada en el maestro español y sus influencias compuesta por más de 50 obras que datan de la Primera Guerra Mundial (The Barnes Foundation, del 21 de febrero al 9 de mayo). Tampoco faltarán Diego Rivera, José Clemente Orozco o David Alfaro Siqueiros, los ‘Tres Grandes’ del modernismo mexicano cuya ‘Pintura de la Revolución’ podrá verse en el Philadelphia Museum of Art entre octubre de 2016 y enero de 2017.
En 2015 se celebró el primer festival dedicado al ‘cheesesteak’, creado en 1930.
Foto: R. Kennedy for VISIT PHILADELPHIA®
Gastronómicamente hablando Filadelfia es el hogar del donut y el ‘cheesesteak’. El primero fue una innovación de los holandeses llegados en el siglo XVII y se ha convertido en una perversión insustituible en los desayunos americanos. El segundo es el sello gastronómico de los almuerzos informales y callejeros de la región. Es una especie de sándwich con pequeñas tiras de carne y queso fundido, y su templo es John’s Roast Pork (14 Snyder Avenue).
La ciudad del amor fraternal -así la bautizó William Penn uniendo “philos” (amor) y “adelphos” (hermano)- acumula atractivos. La Campana de la Libertad, la casa de Benjamin Franklin, la Reserva Federal, la casa de Betsy Ross, considerada popularmente la mujer que cosió la primera bandera americana, e incluso los partidos de la Copa América de Fútbol, completan una pletórica experiencia en 2016.

Artículos relacionados

Siete colinas con encanto

El río Maritsa divide Plovdiv, la segunda ciudad más grande de Bulgaria. Siete colinas rodean a esta ciudad de la...

Un museo a 2.275 metros

En julio se inauguró la última pieza del Messner Mountain Museum, un proyecto del alpinista Reinhold Messner. Fue el primero...

Donde Pekín esconde su arte

La escena cultural de la capital china bulle en 798 Art District y en Caochangdi. Ambas zonas marcan el pulso...

Magia en La Habana

No sabemos si serán sus paredes chillonas o el ritmo frenético de su rumba, pero el callejón de Hamel hechiza…quizá...