>>>La banda sonora de París
Foto: Elena Dijour / Shutterstock.com

La banda sonora de París

Pionera en la celebración de la Fête de la Musique, la capital francesa conquista también por el oído. Descubre el talento de sus músicos callejeros y sus infinitos conciertos.
H
ace dos años, el último Mercury Prize, Benjamin Clementine, se ganaba la vida tocando en la estación de metro de Place de Clichy. Como él, Ben Harper, Zaz y otras estrellas internacionales han hecho de los transeúntes parisinos sus primeros y afortunados espectadores. París es reconocida por la calidad de sus músicos callejeros. La misma Edith Piaf fue descubierta en la calle antes de conquistar el Olympia, histórico teatro que volvió a brillar gracias a su ‘Non, je ne regrette rien’.
El escenario de la Mecánique Ondulatoire parece una cueva y el bar está decorado con estética ‘garage’, complementos de coches y camiones ‘vintage’.
Foto: Matthieu Foucher

En clave de arquitectura

La pasión de París por la música se plasmó en 1995 en 'la Cité de la musique', un espectacular espacio arquitectónico en el Parc de la Villette, con 250 conciertos al año, una mediateca y un museo. Desde 2015, es la ‘Philarmonie de Paris’.

En París nació la Fête de la Musique, el gran evento mundial que llena de decibelios el solsticio de verano. Impulsada por el ministro de Cultura Jack Lang en 1982, hoy se celebra en 250 ciudades de 120 países, con miles de actuaciones cada 21 de junio. Desde bandas vecinales hasta conciertos gratuitos de estrellas mundiales. Como reza una de sus máximas: “música de todos y para todos”. Este año serán cabeza de cartel en las calles de París artistas como Bénabar, Ibrahim Maalouf o Yannick Noah.
No todo son fechas señaladas. El día a día musical de la ciudad se alimenta de numerosas fuentes. Coincidencias como escuchar a la nueva estrella del reagge Vanupié en su esquina de la estación de Châtelet, el descubrimiento de futuros talentos en los locales de música en directo que siembran la ciudad o el valor seguro de salas intimistas como Café de la Danse, Le Divan du Monde o La Boule Noire. O de los templos indiscutibles como Olympia, Zénith o La Cigale, donde es costumbre para estrellas internacionales grabar sus discos en directo. También del Pop In y La Mécanique Ondulatoire de Bastille, mecas del pop y el rock estos últimos años. La lista es interminable.
Los fines de semana, la Philarmonie de Paris abre sus puertas a las familias con una agenda cargada de actividades.
Foto: © William Beaucardet / Philharmonie de Paris
La música al aire libre tampoco se detiene en rincones privilegiados como el Parque Floral de Vincennes, donde tras un paseo bucólico puede disfrutarse de conciertos cada tres días, o los Jardines del Museo de Quai Branly, famosos por sus ‘Siestas Electrónicas’ entre el 25 de junio y el 31 de agosto.
La próxima edición del Rock en Seine tendrá a Iggy Pop y Massive Attack como cabezas de cartel.
Foto: Christian Bertrand / Shutterstock.com
En París también late la nostalgia por artistas desaparecidos como Edith Piaf, a quien se rinde tributo con un museo en pleno centro de Belleville. Fundado por un admirador, reúne objetos personales en el apartamento que ella misma habitó en 1933. La casa de Serge Gainsbourg no está abierta al público, pero es destino de multitud de melómanos, que siguen acercándose a colar cajetillas vacías de ‘Gitanes’ entre los barrotes de su puerta metálica. Otro lugar de peregrinación es la tumba de Jim Morrison, en el cementerio de Père-Lachaise. Allí, los fans depositan libros, discos, fotografías y entonan sus canciones a diario. Porque en París la música llega a los lugares más insospechados.

Artículos relacionados

La nueva cara del Ritz

El mítico hotel Ritz de París reabre al público fiel a la obsesión por los detalles de su fundador, César...

París a oscuras

Hay un lugar donde no llegan las luces de la Torre Eiffel ni los neones del Moulin Rouge. Coge una...

Intenso sabor a mar

El Mar Mediterráneo baña el centro de París en el restaurante Etoile-Sur-Mer, del chef Guy Savoy. El chapuzón puede comenzar...

Nimbin: regreso a los 70

Comunas todavía activas, caravanas con el símbolo de la paz y camisetas psicodélicas en plena naturaleza. Viajamos en el tiempo...