>>>Kotor, la (ex) gran desconocida

Kotor, la (ex) gran desconocida

Se ha colado en todos los ránkings de “lugares que visitar en 2016”, por eso tienes que ir antes de que se ponga (aún más) de moda.
J
 
ames Bond nunca estuvo en Montenegro. Aun así, el Hotel Splendido en Kotor estuvo a punto de colgar el cartel de “completo” tras el estreno de ‘Casino Royale’. Las escenas ambientadas en la ‘nueva perla del Adriático’ en realidad fueron rodadas en la República Checa. Los que viajaron hasta el hotel de la bahía de Kotor en busca de las localizaciones de la película, no quedaron decepcionados. No había ni rastro del agente 007, pero encontraron sustituto. Un paraíso por explorar.
La Plaza de Armas fue bautizada así en el periodo veneciano. Allí se reparaban y almacenaban las armas.
Foto: Nightman1965 / Shutterstock.com

Los negocios, mejor en familia

El molino de la familia Stari Mlini abastecía de harina a los vecinos. Corría el año 1700. Tres siglos después, otra familia abrió un restaurante “con encanto” junto al molino. Promete cocina ‘gourmet’ y vistas a la bahía. Además, los comensales de Stari Mlini pueden aparcar su barco en la marina del restaurante.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979, poco después de sufrir un terremoto que destruyó gran parte de su casco antiguo. Duró solo 10 segundos pero afectó a casi todo el país, entonces parte de Yugoslavia. Más de 1.600 monumentos sufrieron daños. Con ayuda de la UNESCO la mayor parte de sus tesoros fueron reconstruidos. Algunos, como la catedral de San Trifón, ya habían pasado por ello. Esta iglesia románica del s. XII se levantó en honor del patrón de la ciudad sobre un templo anterior.
La restauración más radical, tras el terremoto de 1667, le dejó dos nuevas torres de estilo barroco. La catedral concentra muchos de los estilos arquitectónicos que han ido modelando la ciudad y que son el reflejo de su ajetreada historia. Formó parte del Imperio Bizantino y fue Justiniano I quien mandó construir sus características murallas, de más de cuatro kilómetros de longitud. También conserva la marca de su pasado veneciano, con sus calles, palacetes y ‘piazzas’.
El menú del restaurante Stari Mlini se basa en productos locales y marisco fresco del Adriático.
Los terremotos y las invasiones han convertido su centro histórico en un laberinto irrepetible: un conjunto desordenado de calles adoquinadas, tiendas de artesanía y cafés. La Plaza de Armas es la más importante y en ella se encuentra la Torre del Reloj. Frente a la torre están los palacios Bizanti y Beskuća. Ambos pertenecieron a familias ricas aunque paradójicamente sin demasiada fortuna. El conde Jozo se propuso ser el dueño de cien casas. Lo más curioso es que su apellido, ‘Beskuća’, significa “sin casa”. Cambió su apellido, pero ni por esas lo consiguió.
La ciudad se encuentra rodeada de montañas como el monte Lovcen, el ‘monte negro’ del que toma su nombre el país
Foto: Ranko Maras
En lo alto de las murallas está la fortaleza de San Iván, a la que se accede subiendo cerca de 1.500 escalones y algunos tramos de la muralla. Desde su mirador se tienen las mejores vistas de Kotor. Los tejados rojos de las casas destacan entre las montañas y el mar que las rodean. La ciudad fortificada se levanta sobre las llamadas ‘Bocas de Kotor’, una bahía a la que en ocasiones se conoce como el fiordo más extenso del sur de Europa, aunque en realidad no sea un fiordo. Su puerto permanece solitario, ajeno aún a los grandes cruceros turísticos que recorren la Costa Dálmata.

Artículos relacionados

Isla y hotel: todo en uno

Si te contamos que hemos encontrado un resort de lujo con spa pensarás que no es nada nuevo. Pero, ¿y...

Londres quiere ser Manhattan

Desde las cúpulas de las catedrales hasta los imponentes rascacielos, el ‘skyline’ de Londres es conocido en el mundo entero....

Cartagena ya tiene quien le escriba

La familia de Gabriel García Márquez ha anunciado que los restos del premio Nobel reposarán finalmente en la ciudad caribeña...

San Francisco es nombre de cóctel

Cada barrio tiene una esencia propia que lo hace único, un sabor característico, unos colores…que solo tienen sentido si los...