>>>Japón 2020: robots, coches voladores y (más) sushi
Foto: Andy Kelly/Unsplash

Japón 2020: robots, coches voladores y (más) sushi

El país nipón lleva años viviendo en el futuro: autómatas, rascacielos imposibles y una industria tecnológica puntera de la que espera presumir en los próximos Juegos Olímpicos.
U

n coche volador encenderá la llama olímpica de Tokio 2020. Así planea iniciar Japón los Juegos Olímpicos con más avances tecnológicos de la historia. Detrás de la ambiciosa hazaña está Cartivator, una organización de jóvenes ingenieros que trabajan de forma voluntaria para cumplir el sueño de toda una nación. SkyDrive –así se llama el vehículo– será el coche eléctrico más pequeño del mundo, podrá alcanzar hasta 150 kilómetros por hora y tendrá capacidad para transportar a una persona. El objetivo a largo plazo es “crear una era en la que todos podamos volar en cualquier momento” afirman desde la organización.

Mientras llega el momento de conquistar los cielos (calculan que para 2050), la tecnología japonesa avanza imparable por tierra. Ya fue pionera con su tren bala, el Shinkansen, que se inauguró en 1964, coincidiendo con los primeros Juegos Olímpicos de Tokio. Hoy, esta red de trenes de alta velocidad conecta las principales ciudades del país, incluidas las tres áreas metropolitanas más importantes, Tokio, Nagoya y Osaka. El más rápido es el Nozomi, que cubre el trayecto de Tokio a Kioto, 450 kilómetros en dos horas y quince minutos.

Interior Shinkansen
Japan Rail Pass es un billete de tren que permite utilizar todos los trenes de la compañía Japan Railways, incluidos la mayoría de Shinkansen.
Foto: ©JNTO

Tokio 2020: los Juegos Olímpicos del futuro

Nuevos deportes, como el ‘skateboard’ y la escalada deportiva, sedes olímpicas abiertas al público y medallas hechas con móviles reciclados. Los coches voladores no serán la única novedad de los Juegos Olímpicos de Japón. Además, Mitsubishi Electric está diseñando un sistema para proyectar hologramas, y NHK, la televisión estatal, planea cubrir el evento en 8K.

Y eso no es nada comparado con lo que viene: el tren SCMaglev, ya en pruebas, le doblará en velocidad. No estará disponible hasta 2027, pero ya ha batido todos los récords superando los 600 kilómetros por hora. Para descubrir más sobre este proyecto y conocer en profundidad la historia (y el futuro) del ferrocarril en el país nipón se puede visitar el SCMaglev y Railway Park de Nagoya, con 39 trenes en exposición y varios simuladores que permiten experimentar la sensación de conducir un tren en primera persona.

 

No es el único lugar donde puede asistirse al progreso en directo. Miraikan, el Museo Nacional de la Ciencia Emergente y la Innovación, se dedica a ello en exclusiva. Con salas destinadas al estudio de los neutrinos, los robots o Internet, se define como un “foro abierto para debatir sobre el papel de la ciencia y la tecnología en nuestra cultura”. El museo no solo muestra el futuro próximo, sino que permite interactuar con él e incluso conducirlo, ya que puede hacerse la visita sobre un UNI-CUB, un curioso aparato, mitad vehículo mitad robot de menos de un metro y medio de alto que sirve para recorrer el espacio sentado cómodamente.

Robot en Miraikan National Museum of Emerging Science and Innovation
Miraikan tiene un espacio reservado a los androides (robots con forma humana) en el que se invita a reflexionar sobre lo que significa ser humano.
Foto: Miraikan National Museum of Emerging Science and Innovation

Los robots, advierten desde Miraikan, ya están entre nosotros. Y en Japón esto es más cierto que en ningún otro rincón del planeta. Un ejemplo es Henn-na Hotel, el hotel de Nagasaki en el que el ‘staff’ son robots, desde dinosaurios recepcionistas que te ayudan a hacer el check-in a manos robóticas preparadas para cargar el equipaje. La misma empresa planea abrir seis hoteles más para 2018, todos ellos en Tokio.

 

Los autómatas también se mezclarán pronto con los viajeros que lleguen al aeropuerto de Haneda, en Tokio. Inauguraron su Haneda Robotics Lab en 2016 y planean avances en seguridad, logística y comunicación, algunos de los cuales ya pueden vivirse, ya que hacen pruebas periódicamente en sus terminales. Para enterarse de cuándo y cómo, lo mejor es seguir su cuenta de Facebook, donde van colgando todas las novedades.

Dome Theater, Miraikan Museum
Miraikan ofrece tres exposiciones permanentes, talleres de ciencia y un teatro con forma esférica donde se proyectan películas en 3D.
Foto: Miraikan National Museum of Emerging Science and Innovation

Las máquinas han entrado hasta la cocina, como demuestra la creciente industria de robots de sushi que triunfa en Japón. El primero fue creado por una compañía de envoltorios de caramelos en 1981 y se utilizaba para hacer ‘nigiris’. Hoy esa misma compañía cuenta con 28 robots diferentes, capaces de elaborar 3.600 piezas por hora. Muchos restaurantes se apoyan en ellos para elaborar sus platos a la velocidad del rayo. Otros utilizan la tecnología a la hora de servir, como la cadena Kappa Sushi, cuyos platos llegan a la barra rotatoria en un Shinkansen en miniatura. Y otros simplemente para animar la cena, como los robots de tres metros de altura y ritmo contagioso del famosísimo Robot Restaurant de Tokio.

Artículos relacionados

Bienvenidos al futuro

Tres robots te recibirán en la recepción para hacer el check-in. No te preocupes si no te dan la llave...

Dormir entre libros

A ti, devorador de páginas, si quieres dormir rodeado (literalmente) de libros, sigue leyendo: hemos encontrado tu hotel.

Japón se vuelve rosa con el ‘sakura’

Con la llegada de la primavera, Japón se convierte en una enorme nube de color pastel. Y parece que de...

Misión (casi) imposible: Tokio en 48 horas

Con más de 13 millones de habitantes repartidos en 23 distritos, Tokio es una de las ciudades más grandes y...