>>>Un isla prehistórica entre las nubes

Un isla prehistórica entre las nubes

Entre Brasil y Venezuela emerge el monte Roraima, una meseta prehistórica que alberga ‘hoteles’ y jacuzzis naturales desde los que asomarse a paredes verticales de hasta 400 metros.
E
l monte Roraima es el ‘Mundo perdido’ de Sir Arthur Conan Doyle. Su célebre novela inspiró el éxito cinematográfico ‘Jurassic Park’, y aunque en este tepui no viven dinosaurios, posee un ecosistema único en el mundo.
Este hábitat exclusivo no es jurásico, sino precámbrico, que es el periodo de la historia que abarca desde la formación de la Tierra (hace unos 4.500 millones de años), hasta hace unos 580 millones de años. Se calcula que el Roraima tiene cerca de 2.000 millones de años de antigüedad. A 2.810 metros del suelo, sobre su meseta, habitan especies endémicas, como la rana negra y ciertos tipos de orquídeas y plantas carnívoras.
Existen agencias que organizan excursiones en helicóptero directamente a la cima de la montaña.

Los ‘monumentos’ del Roraima

La roca Maverick es el punto más alto, y recibe ese nombre por su parecido con el automóvil ‘Maverick’ de Ford. En el ‘Valle de cristales’ se concentran cientos de rocas de cuarzo. ‘La fosa’ es una piscina natural de aguas cristalinas, bastante profunda y sólo apta para los más osados.

Los tepuyes son las formaciones expuestas más antiguas en el planeta. Mesetas de más de 1.000 millones de años que sobresalen de la selva, muchas de ellas superando los mil metros de altura, con paredes inusualmente verticales y cimas planas. El Roraima, situado en La Gran Sabana, el sector oriental del Parque Nacional Canaima, es uno de los pocos tepuyes accesibles a pie, y el más alto de este parque venezolano. Su particular emplazamiento y su orografía lo convierten en uno de los lugares más húmedos del planeta, con lluvias casi todos los días del año. Está surcado por varios ríos y de sus acantilados brotan decenas de cataratas.
Un hito en la cima de esta montaña marca el “punto triple”, la frontera entre Brasil, Venezuela y la República Cooperativa de Guyana. A su alrededor se extiende la meseta, una plataforma de 31 kilómetros cuadrados de piscinas naturales y formaciones rocosas.
El Parque Nacional Canaima es el sexto más grande del mundo.
Las expediciones al Roraima duran entre cinco y seis días y comienzan en la localidad de Santa Elena de Uairén, a los pies del gigante milenario, en el estado venezolano de Bolívar. Aunque el ascenso es relativamente sencillo gracias a la rampa natural que rodea la montaña, es necesario hacerlo con un guía. Las nubes casi perpetuas que cubren la cima y los laberínticos senderos que forman las rocas despistan incluso al mejor orientado.
El Roraima pertenece en un 85% a Venezuela, en un 10% a Brasil y en un 5% a Guyana.
Desde Santa Elena se accede en furgoneta a la pequeña población de Paraitepul. Desde ahí se puede andar hasta alguno de los tres campamentos base cercanos al monte (Tök Camp, Kukenan Camp y Base Camp). Una vez que se alcanza la meseta, las expediciones suelen permanecer en lo alto al menos durante un día para disfrutar de las vistas, bañarse en las piscinas naturales y visitar sus ‘monumentos’. Estas piscinas son conocidas popularmente como ‘jacuzzis’ y en sus aguas descansan los viajeros que suben a la cumbre. Por la noche duermen en tiendas de campaña, situadas con suerte bajo los ‘hoteles’, salientes rocosos que ofrecen resguardo del viento y la lluvia.
El extremo norte del tepuy es conocido como ‘Abismo’ o ‘Proa’, dada su forma triangular y sus abruptos ángulos. Se trata de un mirador natural que se asoma a La Gran Sabana, tan vertical que quienes se acercan lo hacen tumbados boca abajo mientras otra persona le sujeta los tobillos. Así de afiladas son las aristas de esta montaña. El peligro en este mundo perdido entre las nubes no son los dinosaurios, sino las alturas.

Artículos relacionados

“No puedo creer que me paguen por esto”

Jon Bowles ha unido su oficio de piloto con su pasión por la fotografía. Es consciente de que tiene “el...

El ‘selfie’ en el abismo

Victoria y Leonardo son una pareja normal. Les gusta hacerse fotos en los sitios que visitan. Sobre todo cuando están...

Gran Bretaña a través del espejo

Gales, Oxford, la isla de Wight y el noreste de Gran Bretaña sirvieron de inspiración para Lewis Carroll, autor de...

El gigante sagrado de México

La Peña de Bernal siempre ha atraído las miradas, desde los dinosaurios que lo padecieron como volcán, hasta los indígenas...