>>>Isla Mauricio, el lujo de relajarse
Foto: Four Seasons Resort

Isla Mauricio, el lujo de relajarse

¿En busca de un rincón donde relajarte, dar paseos por la playa, recibir masajes y descubrir la armonía? Millón y medio de personas lo encuentran cada año. Se llama Isla Mauricio.
L

et it go’. Con ese nombre se conoce un masaje creado en el spa del Four Seasons de Isla Mauricio, que consiste en una experiencia “a ocho manos sincronizadas”. “Las sinergias perfectas de este masaje a ocho manos son comparables a la coreografía de una bailarina: fluida, suave y de liberación emocional”, explican desde el centro. Esta es una de las múltiples experiencias que se pueden disfrutar en Mauricio bajo una premisa: relajarse.

Esta isla volcánica, situada en mitad del océano Índico y al este de Madagascar, se ha convertido en el destino de moda para quienes buscan una escapada de bienestar de primer nivel. De hecho, Mauricio tiene hasta su propia marca local de spa y cosméticos, Seven Colours, que se ha ganado su espacio entre otras más tradicionales como Clarins Givenchy o Guerlain.

Masaje en el Nira Spa.
Los tratamientos en Nira Spa van desde los 30 minutos de duración a 120.
Foto: Shanti Maurice, Nira Spa-Resorts

Post estrés nupcial

Junto con Bali, las Bahamas, Fiji o las Seychelles, Isla Mauricio destaca como rincón para desconectar tras el estrés nupcial. Liberación y paisajes de ensueño que hacen que casi todos los hoteles ofrezcan paquetes con suite ‘especial novios’ para disfrutar de la luna de miel.

La mezcla de culturas –africana, china, india– reinante en las islas ha dado lugar a una amplia variedad de terapias: masajes inspirados en la técnica ayurvédica, basada en el antiguo sistema de medicina tradicional indio; tratamientos con referencias al océano, o con las flores y las hierbas locales como elemento principal… Dejarse mimar de pies a cabeza, reposando en los mejores balnearios y spas, puede convertirse en la línea protagonista del viaje. Recorrer Isla Mauricio es, además, sentir la cálida hospitalidad de la gente en la conocida como “la perla del Océano” y probar las delicias gastronómicas de tres continentes que fluyen en un solo espacio.

 

 

Ayuda que las temperaturas sean cálidas durante todo el año. Este regalo climático ha desembocado en que algunos balnearios trasladen a zonas exteriores –jardines o cenadores en la playa– el desarrollo de sus tratamientos. Victoria Beachcomber Resort & Spa es uno de ellos. Situado en la costa oeste de Mauricio, forma parte del centro turístico de Grand Baie y Port Louis, la capital. Conocido por sus espaciosas habitaciones frente al mar, su ambiente tranquilo y por una gran variedad de actividades destinadas a las familias, tiene un jardín tropical y una playa protegida de los vientos. La misma cadena cuenta con el resort Shandrani, de cinco estrellas. 16 cabinas de masajes, dos salas de shiatsu y masaje tailandés y un hammam componen su espacio de relax.

Tratamiento facial.
Hay tratamientos para el cuerpo y otros específicos para revitalizar el rostro.
Foto: Shanti Maurice, Nira Spa-Resorts

Outrigger Mauritius Beach Resort es otro de estos hoteles exquisitos en la costa, que cuenta con jardines tropicales, habitaciones con vistas al océano y un cuidado spa. Tiene además una sala de vinos con más de 700 referencias, un mercado internacional de alimentos, un espacio de piscinas frente a la playa, y un bar donde tomar cócteles con jazz criollo en vivo. Además, la zona en la que se ubica, Bel Ombre, acoge una reserva natural con llanuras y cascadas de gran belleza.

Yoga en Nira Resort.
Viajar a un remanso de paz donde lograr relajación, serenidad y bienestar.
Foto: Shanti Maurice, Nira Spa-Resorts

Nira Spa, dentro del resort Shanti Maurice, se define como “el paraíso de la paz”. Su trabajo se centra en la mezcla de tratamientos –como los exclusivos para después de tomar el sol– con la práctica del yoga y una alimentación sana. Mientras, Hilton Mauritius Resort & Spa cuenta con una ‘infinity pool’ desde la que olvidarse del mundo. Además ofrece cruceros en barco con fondo de cristal y la posibilidad de ver delfines. Se encuentra en Flic-en-Flac, en la zona oeste, con playas protegidas por arrecifes.

Aunque numerosos spas están asociados a hoteles (con servicio para los no clientes), también hay espacios como Iridium, un spa-gimnasio que apuesta por un viaje de experiencias sensoriales. Ubicado en la península de Le Morne, tiene doce salas en las que se aplican diversos tratamientos, según las necesidades. Como uno destinado especialmente a calmar las sensaciones tras largos vuelos, u otro, exclusivo para parejas, que además de exfoliar e hidratar, termina en una suite privada con su propia sala de vapor. Saunas, jacuzzis y terrazas de relax para desconectar, resetear y alcanzar el paraíso, literal y metafóricamente.

Artículos relacionados

“Mauricio es lo opuesto a la vida ajetreada”

La instructora de ‘kitesurf’ Kathrin Ernest desvela cuáles son los mejores lugares para practicar deportes náuticos en Isla Mauricio, uno...

La bahía sin fin

Actividades acuáticas, playa y shopping durante el día. Y restaurantes y clubes al ponerse el sol. Todos los atractivos de...

Donde el Ganges llega a África

Mark Twain escribió que Islas Mauricio sirvió como modelo para el paraíso. El archipiélago del Índico es también un centro...

El sueño del aventurero

Bajo el disfraz de un Caribe del Océano Índico, con aguas turquesas y playas de arena coralina, Isla Mauricio esconde...