>>>Ibiza se pone íntima
Foto: ©Hacienda Na Xamena, Ibiza

Ibiza se pone íntima

La capital mundial de la fiesta puede transformarse en un oasis solo para dos. Te mostramos la cara más desconocida de la isla de la farra.
S
pace Ibiza es la mejor discoteca del mundo. Eso dicen los 24 premios que ha acumulado desde su apertura en 1989. Las interminables sesiones de los mejores Djs del planeta han ayudado a que la isla triplique su población en los meses de verano. Lo que pocos saben es que a menos de veinte kilómetros del sonido atronador de los altavoces se encuentra una de las calas más tranquilas y solitarias de la zona. Sa Caixota se sitúa a los pies de un acantilado de tierra roja, presume de aguas cristalinas y demuestra que Ibiza también puede ser una isla desierta.
Sublimotion permanece abierto del 1 de Junio al 30 de septiembre.

Paz & amor

No somos los primeros en descubrir el lado más ‘relax’ de Ibiza. En los años sesenta la isla era un paraíso ‘hippie’. El movimiento ‘flower power’ continúa muy presente, especialmente en la playa Benirràs, donde los tambores marcan el ritmo al atardecer, y en los mercadillos ‘hippies’ como Las Dalias en San Carlos.

El entorno natural y el clima mediterráneo ayudan, pero escapar de las multitudes no siempre es fácil. Los que buscan intimidad tienen que aparcar el coche lejos de la arena y recorrer caminos de tierra escondidos entre la vegetación. La recompensa merece la pena si al final del camino espera una playa casi virgen como Cala d’en Serra. Rodeada de bosque y acantilados, apenas tiene 45 metros de largo y los erizos de mar son sus principales pobladores. La transparencia de sus aguas la convierte en uno de los mejores ‘spots’ para practicar buceo y ‘snorkel’. Además de criaturas marinas, lo único que hay en esta playa es un pequeño chiringuito de aspecto caribeño.
 
La fiesta de los tambores de Benirràs tiene lugar todos los domingos durante los meses de verano.
Foto: Nacho Such / Shutterstock.com

Las mejores puestas de sol

Es el momento más íntimo del día, pero en Ibiza es único. Los mejores rincones para disfrutar de la caída del sol son Cala Comte y Punta Galera. En el Café del Mar puedes hacerlo con una copa en la mano y música ‘chill out’ de fondo.

No hace falta renunciar al lujo para encontrar los lugares menos frecuentados. La isla favorita de Hollywood y celebridades varias es conocida por sus exclusivos locales, y esto es también sinónimo de privacidad. Solo doce comensales disfrutan cada noche de la experiencia gastro-sensorial que propone el chef Paco Roncero (2 estrellas Michelin) en Sublimotion, el restaurante más caro del mundo. Una cena con puesta en escena o una puesta en escena con cena. Varias pantallas recubren las paredes de la cápsula de 70 metros cuadrados que hace de comedor. Cada plato supone un cambio de escenario: el aspecto de la sala cambia por completo para transportar a los comensales al campo, a la Ibiza ‘hippie’ o al fondo del mar.
La fotografía del atardecer desde Cala Comte, con la Isla del Bosque de fondo, es un ‘best-seller’ de las postales ibicencas.
No faltan las gafas de realidad virtual ni globos aerostáticos haciendo las veces de camareros voladores. Un espectáculo tecnológico y culinario al alcance de pocos: la carta consiste en un único menú degustación de 1.500 euros. Menos futurista, pero igual de sofisticado es el restaurante Amante. Pensado para parejas y anclado sobre un acantilado con vistas al Mediterráneo, ofrece cócteles y platos de cocina española e italiana moderna. Incluso reinventa el cine de verano en clave ‘deluxe’: cambia las butacas y los refrescos por ‘bean bags’ y vino Jean Leon.
La isla también ofrece alternativas al ‘turismo clubber’ en spas y balnearios. El lugar perfecto para el relax se encuentra dentro del hotel Hacienda Na Xamena. Las Cascadas Suspendidas son ocho lagunas de agua marina caliente conectadas ente sí por varias cascadas. Todo ello al aire libre y con vistas al mar sobre un acantilado de 180 metros de altura, donde no llegan ni los acordes de música electrónica.

Artículos relacionados

Compras ‘made in Baleares’

No solo partiremos con paisajes en las retinas. De Islas Baleares llevaremos abarcas, cerámicas y recuerdos de un rincón cuya...

Serra de Tramuntana, inspiración desde las alturas

Parece un sacrilegio hablar de Mallorca sin mencionar sus playas. No lo es. La mayor de las Islas Baleares también...

Menorca y el regreso a los ritmos lentos

Bienestar para el cuerpo y la mente, escapadas ‘detox’ para desconectar de la rutina, del ruido. La isla de Menorca...

Baleares: vinos de sol y agua

No son Rioja ni Ribera, y ni falta que les hace. Los vinos de Baleares tiran de historia y de...