>>>Hotel Watergate, a prueba de espías

Hotel Watergate, a prueba de espías

Casi 50 años después de la caída de Nixon, el hotel testigo de una de las mayores conspiraciones políticas de los Estados Unidos ha reabierto sus puertas con más glamour que nunca.
L
a noche del 17 de junio de 1972, los particulares ladrones alojados en las habitaciones 214 y 314 del Hotel Watergate terminaron sus platos de langosta. Después se colaron en la aledaña sede del Comité Nacional del Partido Demócrata en Washington. Disfrazados de fontaneros, su objetivo era instalar micrófonos como parte de la labor de espionaje, robo de documentos y otras actividades clandestinas realizadas. Fueron descubiertos por la policía, que encontró en su habitación un cheque firmado por un antiguo agente de la CIA. La investigación iniciada por dos periodistas de The Washington Post reveló conexiones con la Administración Nixon. El escándalo obligó al presidente a dimitir dos años más tarde, un suceso único en la historia del país.
El lujo de la Suite Diplomática reside en su interior de diseño y en las vistas exteriores.
Foto: The Watergate Hotel

El desembarco del lujo

La misión de Ron Arad ha consistido en trasladar el paisaje natural y arquitectónico de la zona al interior del hotel. La fachada del edificio y el río Potomac le han inspirado para intentar recrear, mediante líneas curvas, mármol y brillos metálicos, un enorme yate de lujo.

Cerrado desde 2007 y subastado después, el hotel ha reabierto sus puertas gracias al apoyo financiero de Jacques y Rakel Cohen y la batuta creativa del diseñador israelí Ron Arad. Su intención es recuperar el aura de lujo y exclusividad con el que se identificó al complejo residencial y de oficinas hasta el escándalo. Lejos de ocultar su mancha histórica, le rinde homenaje con multiples guiños y referencias. Las llaves electrónicas llevan escrita la frase “No need to break in” (no hace falta entrar por la fuerza) y en los bolígrafos se puede leer: “Robé esté bolígrafo en el Watergate Hotel”. La tipografía de los documentos impresos se inspira en los documentos legales del escándalo y el número de teléfono de atención al cliente termina en 6-17-1972 en honor a la famosa noche. Pero eso no es todo: por el hilo musical de los cuartos de baño se escuchan fragmentos de los discursos de Nixon.
En la restauración, se ha respetado la fachada original de Luigi Moretti, evocando las velas de un barco, al igual que la escalera principal y la piscina interior. Durante seis años se han invertido 179 millones de euros para terminar las 336 habitaciones (incluyendo 24 suites premiere, seis suites diplomáticas y dos presidenciales), un restaurante, un bar, un spa de más de 1.000 metros cuadrados, dos piscinas, y el salón de baile para conferencias y eventos. Desde el bar de la terraza, Top of the Gate, se obtienen vistas panorámicas de la ciudad: el río Potomac, la Catedral, el Capitolio y el Monumento a Washington.
El restaurante Kingbird está abierto para desayunar, comer y cenar
Foto: The Watergate Hotel
Sus suntuosos interiores, con detalles en mármol, metal y madera, recuerdan a la época dorada de los cincuenta y sesenta, cuando artistas como Elizabeth Taylor y Plácido Domingo y políticos como Robert McNamara o Bob Dole residían en el complejo. La elegancia alcanza su punto álgido con los nuevos uniformes del personal, que han sido diseñados por Janie Bryant, encargada del vestuario de la serie de televisión ‘Mad Men’ y que seducirían al mismísimo Don Draper.
El confidente de los periodistas Woodward y Bernstein, ‘Garganta profunda’, se sentiría muy cómodo en el bar del nuevo hotel.
Foto: The Watergate Hotel
44 años después del mayor escándalo de la historia política de Estados Unidos, Washington recupera un nombre mítico. Aunque el escándalo pronto tendrá competencia. El candidato republicano y magnate inmobiliario Donald Trump inaugurará este año un nuevo hotel a pocos metros de la Casa Blanca. ¿Estarán los micrófonos incluidos en el servicio de habitaciones?

Artículos relacionados

Texas al natural

Ni ranchos ni rodeos ni botas de cowboy. Prometemos no mencionarlos al hablar de Texas. ¿Qué nos queda entonces? Naturaleza...

Visita Westworld sin gastar 40.000 dólares al día

La nueva serie de HBO nos lleva del futuro al Salvaje Oeste. Humanos y robots se mezclan en un mundo...

El acuario de Nueva York: una experiencia para sumergirse

Convertir Nueva York en un acuario. Es el proyecto que ha ganado un estudio italiano en el concurso celebrado para...

La maravillosa vida breve de Bowie

David Bowie, el Duque Blanco, no ha muerto; tampoco está camino del espacio; sigue en Nueva York, en el SoHo,...