>>>Hasta el fondo de Seychelles

Hasta el fondo de Seychelles

Tiene 115 islas, pero aquí manda el océano. Sumergirse en sus aguas transparentes es la única forma de conocer Seychelles en profundidad.
L

as islas Seychelles son un paraíso por fuera, pero también por dentro. El océano Índico ocupa casi un millón de kilómetros cuadrados de su territorio (frente a 455 de tierra), por lo que el color turquesa es casi omnipresente. En las aguas que rodean sus 115 islas habitan cerca de 1.000 especies diferentes de peces, tortugas, corales y exóticas plantas marinas, lo que convierte al archipiélago africano en un destino ideal para los amantes del buceo.

Los lugares donde sumergirse tienen nombres tan sugerentes como ‘Alicia en el país de las maravillas’, una invitación a soñar que se confirma entre corales y peces de color amarillo y azul eléctrico (aunque del conejo blanco ni rastro). Dada la variedad de paisajes de las Seychelles, las posibilidades son infinitas. Desde rocas y escenarios graníticos cubiertos de vegetación hasta cuevas y cañones entre los que descubrir abundante vida marina.

Pecio en Seychelles
En los restos de naufragios se esconde abundante vida marina.
Foto: Big Blue Divers

La fiesta del mar

En diciembre se celebra el Seychelles Ocean Festival, un evento para celebrar la cultura (sub)marina de Seychelles. Todas las actividades, incluidas exposiciones y competiciones de fotografía, tienen como protagonista al Índico y los centros de buceo y hoteles ofrecen paquetes especiales durante el festival.

Las islas Seychelles se dividen en dos grupos, las interiores y las exteriores. En las primeras se encuentran los principales centros de buceo (con certificado PADI). Se trata de 43 islas a 1.800 kilómetros de la costa africana, donde se concentra casi toda la actividad económica y turística del país. Son las islas oceánicas de granito más antiguas del planeta (a excepción de dos, de origen coralino) y ofrecen la posibilidad de bucear entre rayas gigantes, tiburones y tortugas marinas.

 

En Mahé, la principal isla del archipiélago, existen varios centros de buceo con cursos para expertos e inexpertos, así como alquiler de equipos y otras actividades complementarias, como barbacoas criollas en la playa. En las cercanías, algunos de los sitios más visitados son L’ilot, un pequeño islote de rocas donde pueden verse tiburones ballena; el pecio Ennerdale, para buceadores con experiencia o Turtle Rock, en la costa este, donde además de tortugas pueden verse rayas, tiburones y peces soldado.

Chica buceando en Seychelles
El snorkel es la alternativa accesible al buceo. Puede practicarse en casi todas las playas de Seychelles.

Cerca de Mahé también se encuentra el primer parque nacional marino del Índico, Sainte Anne Marine National Park. Sainte Anne, la isla más grande del parque nacional, fue la primera en ser habitada por los franceses. Hoy la habitan los afortunados turistas que se alojan en el exclusivo resort de Beachcomber. El buceo en el parque nacional es muy recomendable, pero los que no se atrevan con la bombona también pueden practicar snorkel en sus costas.

En las islas exteriores, más alejadas y en su mayoría deshabitadas, los buceadores encontrarán aguas prístinas apenas exploradas. Entre ellas se encuentra el atolón de Aldabra, patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1982. Además de ser el hogar de la mayor población de tortugas gigantes del mundo (más de 150.000), está considerado uno de los lugares del mundo con más densidad de vida marina. Por ese motivo, siempre es un placer bucear por sus lagunas y canales, protegidos por un arrecife coralino. Para mantener este paraíso intacto, existe una estricta regulación. Los visitantes necesitan solicitar una autorización, y solo se permite el acceso con barcos y cruceros turísticos.

El resto de islas exteriores también prometen inmersiones memorables. La isla de Desroches, a más de 230 kilómetros de Mahé, destaca por sus cuevas y cañones, y por sus arrecifes prácticamente vírgenes. Cuenta con más de 18 lugares donde sumergirse, como el Secret Passage, un túnel a casi veinte metros de profundidad donde habitan langostas y peces león. En el atolón de Cosmoledo pueden verse corales de hasta tres metros y esponjas gigantes, todo en talla XXL, como todo en la naturaleza de Seychelles.

Artículos relacionados

Luna de miel en el Jardín del Edén

George y Amal, Salma y François-Henri, Kate y William… Y ahora tú y tu pareja. No hace falta tener sangre...

El dinero no da la felicidad, pero Seychelles sí

Pasar una semana en el paraíso ya parece un regalo, pero con estas ideas llevarás tus vacaciones al siguiente nivel.

Seychelles, el paraíso accesible para todos los bolsillos

¡Millonarios, abran paso! Seychelles ha dejado de ser un destino prohibitivo y da la bienvenida a los turistas de a...

Naturaleza XXL en Seychelles

Tiene una de las capitales más pequeñas del mundo. Quizá por eso la Naturaleza decidió compensarle a lo grande.