Foto: Keow Wee Loong

FOTOS NO

En su entrada cuelga el cartel de “prohibido hacer fotos” o, simplemente, “prohibido el paso” pero en la cabeza de los fotógrafos intrépidos esta advertencia suena a invitación.
A
ndrej Ciesielski, un joven alemán de 18 años fue detenido por las autoridades egipcias a finales de enero. ¿El motivo? Escalar hasta la cima de la pirámide egipcia de Keops para hacer fotos. Tardó ocho minutos en subir los 146 metros de la Gran Pirámide de Guiza, casi el mismo tiempo que tardó su hazaña en hacerse viral. No ha sido el único: los chicos del blog ‘On the roofs’ también han conseguido fotografiar las pirámides de Egipto desde otra perspectiva.
A la Ilha da Queimada Grande se la conoce como Isla de las Serpientes. La entrada a civiles está prohibida.
Foto: @joaomarcosrosa

La foto más peligrosa

En la Isla da Queimada Grande, a 150 kilómetros de São Paulo, hay entre una y cinco serpientes por metro cuadrado. La mayoría son venenosas, como los 2.000 ejemplares de víboras cabeza de lanza dorada. Joao Marcos Rosa es uno de los pocos fotógrafos que se ha atrevido a poner un pie allí.

Las alturas son el hábitat natural de estos jóvenes, dos de los ‘roofers’ más famosos de la red. Así se conoce a estos escaladores urbanos, adictos a la adrenalina y al plano cenital. El fenómeno triunfa en todas partes, pero Dubái se ha convertido en la capital de esta tendencia. Lo sabe el fotógrafo Keow Wee Loong, que trepó los 425 metros del que será el edificio más alto por detrás del Burj Khalifa, el Marina 101. Desde allí, se ve la ciudad como más le gusta: bajo sus pies.
Pero no hace falta subir a lo más alto para conseguir una fotografía prohibida. Alexander J. E. Bradley hace precisamente lo opuesto y se sumerge en las profundidades de París para captar la cara más desconocida de la ciudad del amor. De los 300 kilómetros de galerías que componen las Catacumbas parisinas, solo dos están abiertas al público. El resto, son territorio de los catáfilos, exploradores del subsuelo que se cuelan por alguna de sus entradas secretas, aún a riesgo de enfrentarse a una multa. Allí organizan fiestas clandestinas, sesiones de cine y hasta chapuzones subterráneos. El fotógrafo y cineasta australiano ha realizado un corto sobre una de estas inmersiones en las profundidades de París.
El icónico de cartel fue restaurado gracias al Playboy Hugh Hefner, que organizó una subasta para recaudar fondos. Cada letra costó 28.000 dólares.
Foto: Joel Doerfel

La más cinematográfica

Lo has visto tantas veces en el cine que parece accesible, pero subirse a las letras del cartel de Hollywood está prohibido. Si saltas la valla que separa el Mt. Hollywood Hiking Trail del cartel te arriesgas a ser detenido.

Hay lugares en los que inmortalizar momentos está directamente prohibido. Es el caso del misterioso Área 51, en el sur de Nevada. Se confirmó su existencia en 2013, después de años de especulaciones. Forma parte de la Base de la Fuerza Aérea de Edwards y se sospecha que allí hacen pruebas con nuevo armamento, como los aviones U-2 utilizados durante la Guerra Fría. Los ufólogos creen que oculta algo más: las pruebas que demostrarían la existencia de vida extraterrestre. Los supuestos avistamientos de OVNIS son más que frecuentes en esta zona del desierto de Nevada, y, hasta ahora, el Gobierno estadounidense no lo ha desmentido. El acceso está completamente prohibido. Un complejo sistema de seguridad protege el secreto mejor guardado de Estados Unidos.
Muy cerca del Área 51 está la ruta estatal 375, conocida como “la carretera de los extraterrestres”. Según Turismo de Nevada, ostenta el récord de avistamientos ovnis.
Foto: Matthew Kavanagh
El Arca de la Alianza también está protegido, aunque no por un sofisticado sistema de seguridad, sino por el Sumo Sacerdote. Es el único que tiene acceso a la Capilla de las Tablas en la Iglesia de Nuestra Señora de Sion, en Axum, Etiopía. Según la leyenda, allí se encuentra esta reliquia del Antiguo Testamento en cuyo interior se cree que están las tablas con los Diez Mandamientos de Moisés. Para conseguir una foto hay que ser una mezcla de Indiana Jones y ‘millennial’ deseoso de actualizar su Instagram.

Artículos relacionados

Cuando la habitación eres tú

Llegas a tu hotel urbano y te apetece relajarte en la naturaleza. Gracias a la tecnología Broomx, con tu ‘smartphone’,...

Destino al infierno

La depresión Danakil, en el Cuerno de África, es uno de los puntos más calientes del planeta. Con apenas 60.000...

Cámara deportiva SJCAM SJ5000 Plus

¿Quieres revivir tus vacaciones? Las cámaras de acción nos lo ponen cada vez más fácil. Este modelo, con sensor Panasonic,...

Si quieres pintar como Monet, viaja

Un recorrido por algunos de los escenarios que inspiraron los cuadros de los pintores más famosos: París, Monte Fuji, Holanda…