Naturaleza

El codo de los Andes es el tesoro de Samaipata. Pero no el único. Este rincón boliviano tiene un fuerte prehispánico desde donde comunicarse con los dioses.