Naturaleza

Cuentan las leyendas que los niños de Purmamarca, aburridos del monocromatismo del cerro, pasaron siete noches coloreándolo. Hoy es uno de los paisajes más hermosos del norte de Argentina.