Jóvenes

Los nuevos alojamientos se adaptan a los tiempos ‘millennial’ y a otra manera de viajar. El lujo ya no son los espacios, sino lo que se puede hacer en ellos.