Escapadas

Casas, puentes, pozos… y hasta las casetas de los perros. En esta aldea polaca cada rincón es un lienzo en blanco que decorar con flores pintadas.