Bienestar

Nada como un spa en mitad de la montaña para relajarse. O quizá sí, ¿un lago escondido entre valles? Las dos alternativas – y algunas más– están disponibles en el corazón de los Alpes.