Ahora

Ponerte en la piel de un preso, caminar por un callejón lleno de fantasmas o ‘dormir’ en un hotel rodeado de fenómenos extraños. ¿Te atreves a un Halloween sin disfraces?


Bowie sigue vivo

Texto: Erika González