>>48 horas en

48 horas en

Antes que los cafés con espuma de Starbucks y los chicos listos de Microsoft tomaran las calles de Seattle, existió otra ciudad con un sonido que marcaría a toda una generación.