>>>¿Es verdad que Nueva York nunca duerme?
Foto: Joseph Yates

¿Es verdad que Nueva York nunca duerme?

La hiperactividad de “la ciudad que nunca duerme” es contagiosa. Cuando hay tantas opciones para pasar la noche en vela ¿quién quiere dormir?
L

os médicos, las revistas dominicales y las supermodelos aconsejan dormir ocho horas al día. Lo que no dicen es cuándo. Ni dónde. Ni qué pasa si estás en Nueva York y tus planes de ocio se elevan al cuadrado en cuanto se hace de noche. En la ciudad de los rascacielos se puede hacer prácticamente de todo tras la caída del sol. Desde comprarse un iPhone en la tienda Apple de la Quinta Avenida hasta sudar en la sala de fitness de un gimnasio 24 horas, la moda entre los ‘yuppies’ de Wall Street. La mayoría de lavanderías, tiendas delicatessen y pizzerías de 99¢/porción abren hasta bien entrada la noche. También hay una bolera para noctámbulos, The Gutter, en Williamsburg, donde los ‘strikes’ suelen llegar de madrugada, justo antes de que cierre a eso de las 4:00.

Las peluquerías y centros de belleza se apuntan a la tendencia de trasnochar. Como Red Market Salon, conocido por su horario nocturno y su ambiente glamuroso, con exhibiciones de arte y actuaciones de DJs locales. Lo fundaron David Cotteblanche y Reynald Ricard, dos estilistas con exceso de trabajo. Tuvieron que empezar a atender a sus clientes de noche, en su apartamento, y se dieron cuenta de que ahí había un nicho de mercado. Han exportado esta idea a Miami y muchos locales empiezan a copiarles.

Puesto de comida callejera en Manhattan
No solo McDonalds abre 24 horas, los puestos callejeros también ofrecen ‘snacks’ de madrugada.
Foto: Roman Arkhipov

No solo taxis amarillos

El metro abre las 24 horas. También el ferry a Staten Island. El barco parte del distrito financiero y ofrece algunas de las mejores vistas tanto de día como de noche. Conforme se aleja de Manhattan, el ‘skyline’ se revela en todo su esplendor. Luego, la Estatua de la Libertad y Ellis Island.

No hay mejor forma de arreglarse para una noche loca que pasar por la peluquería justo antes de la fiesta. En Beauty Bar han optado por unir ambos conceptos, cosmética y copas. En un salón de belleza decorado al estilo años cuarenta, secadores de casco incluidos, ofrecen manicuras y cócteles por diez dólares hasta las 23:00, de lunes a domingo.

Entre tantos planes nocturnos, salir de fiesta suena hasta aburrido. Aunque nunca hay que subestimar a la ciudad que alumbró Studio 54 y Cotton Club. House of Yes es una de las propuestas más originales. Mezcla espectáculos circenses, cine inmersivo, cabaret y burlesque con raves a la luz del día y ‘brunch’. Está en Brooklyn y su objetivo, noche tras noche, es “excitar los sentidos y expandir la mente”. Y lo consiguen.

 

Los que huyen de las luces LED y la música atronadora pueden relajarse en los bares de jazz, la otra banda sonora de la ciudad, con espacios como Smalls Jazz Club, donde suena hasta bien pasada la medianoche.

Fiesta en House of Yes
House of Yes, en Brooklyn, demuestra que la noche neoyorquina es más joven que nunca.

Tampoco faltan los planes relajantes, como el que proponen Juvenex Spa, un spa de lujo en Koreatown que abre 24 horas todos los días de la semana. Para llevar al relax al siguiente nivel hay que pedir cita previa en Lift y probar sus cabinas de flotación. Se puede flotar durante toda la noche los viernes y sábados y experimentar un estado “parecido al de un sueño”.

Aunque no es necesario flotar para tener esa sensación. Quien ha pasado una noche deambulando por Nueva York lo sabe. Sus calles, iluminadas por los neones y las luces de las oficinas, parecen estar siempre alerta. A la espera de una aventura, sea la hora que sea. Lo decía Simone de Beauvoir: “Hay algo en el aire de Nueva York que hace que dormir sea inútil”. Amén.

Artículos relacionados

La ‘A-list’ de Nueva York

Nueva York no deja de renovarse. Si viajas este invierno no podemos evitar que pases frío, pero sí enseñarte los...

Un hotel en el cielo de Manhattan

The Beekman, gestionado hoy por hoteles Thompson, se construyó en 1881 como uno de los primeros rascacielos de Nueva York....

Para fans de Tim Burton

Dedicado a la figura del director de ‘Pesadilla antes de navidad’ y ‘Charlie y la Fábrica de Chocolate’, el bar...

Amélie se muda a Broadway

La chica más dulce y curiosa del cine francés quiere volver a conquistar, esta vez a través de un musical.