>>>Érase una vez… el Tirol en verano

Érase una vez… el Tirol en verano

Nadar en un lago de aguas cristalinas o deslizarse por un tobogán alpino hacia un valle. En Tirol las vacaciones se convierten en un viaje lleno de aventuras para toda la familia.
E

n verano las montañas de Tirol se transforman en un parque de atracciones natural donde los niños pueden dar rienda suelta a su espíritu aventurero. Desde refrescarse en lagos naturales y deslizarse por la montaña a toda velocidad, hasta recorrer –a pie o en bicicleta– caminos rocosos que se elevan 2000 metros, desafiar a la gravedad en paredes donde practicar ‘boulder’ o trasformar la leche en mantequilla en una granja. Además, en las regiones familiares se incluyen programas semanales gratuitos con nuevas aventuras diarias como campamentos de senderismo o caminatas bajo las estrellas. Todo esto convierte al Tirol en el destino de verano perfecto para las familias. Aquí tienes algunas ideas para ir planeando el viaje.

Tobogán alpino en Tirol.
Foto: © Alpbachtal Seenland Tourismus / Shootandstyle.com
1. ¡Al tobogán, listos, ya!

Subir, frenar y deslizarse. En Tirol existen numerosos toboganes alpinos que atraviesan prados, bosques y laderas de montañas, y que alcanzan hasta los 40 kilómetros por hora. Uno de los toboganes más emocionantes de Tirol es el que recorre, a lo largo de 1,3 kilómetros, la pintoresca montaña de Marienberg, en Biberwier, con más de 40 curvas. Los especialmente atrevidos pueden probar el moderno Alpine Coaster en Alpbach, que se eleva a 18 metros sobre el suelo y es el más alto de su tipo en todo Austria.

Funballz.
Foto: © Archiv: Mayrhofen/ Florian Schüppel
Atracciones para los que les gusta la acción

En Penken Action, en Mayrhofen, las aventuras comienzan desde que te levantas. Esta estación de montaña, situada junto a un hermoso embalse, ofrece divertidas actividades para diferentes edades y niveles de habilidad. Hay varias maneras de lanzarse a explorar: descender por empinados circuitos sobre un ‘buggy’ o una bicicleta de montaña, ponerse a prueba sobre un monopatín en las diferentes pistas de ‘skate’ o caminar por el agua sin mojarse con Funballz, una bola inflable gigante que permite meterse dentro.

Lagos donde nadar y tirarse de bomba

El agua siempre es un éxito asegurado con los niños. Además de refrescar las piernas tras una caminata, una visita a cualquiera de los lagos del Tirol es el plan perfecto para relajarse o disfrutar de un paisaje espectacular. El lago St. Leonhard, en el valle de Pitztal, es uno de los favoritos de las familias. Rodeado por las montañas Mittagskogel y Wildspitze, además de nadar en sus refrescantes aguas se puede admirar la cascada Klockelefall, una de las más grandes del valle, y bañarse en sus piscinas de hidroterapia Kneipp. Otra gran opción para un chapuzón es el lago Kirchberg, situado en la localidad del mismo nombre y junto al valle Brixental. Allí los toboganes, balsas, trampolines y botes de alquiler garantizan la diversión de grandes y pequeños.

Mayrhofner Bergbahnen
Foto: © Mayrhofner Bergbahnen
Águilas volando majestuosamente sobre nuestras cabezas

Observar de cerca las grandes aves de presa es uno de los privilegios de la naturaleza del Tirol. En Adlerbühne Ahorn se encuentra el centro de aves de presa más alto de Europa, a más de 2.000 metros de altura. Desde la cima de esta montaña, junto a la ciudad de Mayrhofen, los más pequeños contemplarán de cerca águilas, buitres y búhos volando. Otro lugar donde ver en acción a estos animales salvajes es en Greifvogelpark (Umhausen), un parque de 5.000 metros cuadrados que cuenta con un sendero de cetrería interpretativa y espectáculos en los que buitres, cometas y halcones realizan majestuosos vuelos.

Niño caminando en Tirol
Foto: (c)Tirol Werbung/ Robert Pupeter
Montañas que conquistar

Incluso a los más pequeños les encanta caminar si el destino es un parque de aventuras en mitad de un bosque. Tirol tiene muchos senderos de dificultad baja y rutas orientadas a familias. Muchos de ellos cuentan con juegos y actividades para mantener a los niños ocupados e interesados en el camino. En Hartkaiser (Ellmau), por ejemplo, se encuentra el Mundo mágico de Ellmi, un parque lleno de cuentos de hadas, duendes y espíritus del bosque. En sus cinco senderos temáticos los más pequeños se pueden aventurar en busca de un zoológico de mascotas, un castillo de escalada, un laberinto y un chorro de agua de 15 metros de alto. La zona del lago Achensee también ofrece actividades especiales para las familias. La mayoría de sus senderos cuentan con acceso para cochecitos con ruedas, se organizan caminatas nocturnas guiadas bajo las estrellas y hay escalada con monitores especializados.

Granja en Tirol
Foto: (c)Tirol Werbung/ Hans Herbig
Granjas donde imaginar historias

En Tirol hay más de 400 granjas de vacaciones –20 de las cuales son especiales para niños– que invitan a una inmersión en la vida alpina entre heno fresco y gallinas ponedoras. Alojarse en una granja permite convivir de cerca con familias locales que enseñan costumbres a los pequeños urbanitas. En Pechhof se aprende a tocar el arpa, mientras que en Kräuterbauernhof Sagenschneider se explora el encantador mundo de las hierbas en compañía de un experto. Los deliciosos platos tiroleses son otra de las ventajas de la vida rural. En Gintherhof, en el Parque Natural de Lech, siempre hay disponible pan recién hecho y todo tipo de dulces caseros.

Descubre aquí más consejos para unas vacaciones en familia en el Tirol.

Artículos relacionados

Viena con (y para) niños

Ciudad imperial repleta de historia, la capital austriaca también tiene una cara divertida y desenfada que merece la pena explorar...

‘No molesten’: estamos en el Tirol

Nada como un spa en mitad de la montaña para relajarse. O quizá sí, ¿un lago escondido entre valles? Las...

La Viena de Sissi y otras historias de la corte

Seguimos los pasos de la emperatriz y el resto de los Habsburgo por los jardines y palacios de la capital...

Arquitectura natural en Innsbruck

¿Zaha Hadid o la madre Naturaleza? Ambas se disputan el orgullo de haber creado la obra más asombrosa de la...