>>>Empieza el año antes que nadie en Kiribati
Foto: Kiribati National Tourism Office

Empieza el año antes que nadie en Kiribati

Es uno de los países menos visitados del mundo y sus habitantes serán los primeros en dar la bienvenida al año 2018. Celébralo con ellos en un paraíso inexplorado.
R

ecibe menos de 6.000 turistas al año, uno de ellos, el escritor Robert Louis Stevenson. El autor de ‘La isla del Tesoro’ visitó una de las 33 islas coralinas de este archipiélago en el siglo XIX. Ni por esas se convirtió en el destino paradisíaco de moda. Y eso que goza de todas las cualidades: playas de arena blanca, aguas de color turquesa, un pasado exótico y un futuro incierto.

Kiribati es un archipiélago menguante. “Nuestro país es 99,99977 por ciento agua” afirman desde la oficina de turismo. Un porcentaje que no deja de crecer. Sus habitantes hacen campaña contra el cambio climático porque saben que su casa peligra. Pero no se rinden y continúan celebrando cada año como si fuera el último. Y lo hacen los primeros. Tres horas antes que en Sídney y casi un día antes que en Los Ángeles, con 21 horas de diferencia. Recuerdan con un cariño especial la entrada en el nuevo milenio. Caroline Island, en la zona sur, pasó a llamarse Millenium Island para celebrar este hito.

Solo 21 de las 33 islas están habitadas.

Un regalo para el Capitán Cook

La isla de Navidad, Kiritimati en la lengua local, fue bautizada en 1777. El famoso explorador inglés así lo decidió cuando desembarcó en el atolón el 25 de diciembre de ese año. El primer hotel de la isla le devolvió el favor siglos después: se llama ‘Captain Cook Hotel’.

Aunque singularidades le sobran: es el único país del mundo situado en los cuatro hemisferios y uno de los más remotos, prácticamente en el corazón del Pacífico. La zona habitada más cercana es Hawái y está a 4.000 kilómetros. Cuentan con la zona marina protegida más grande en este océano, el área protegida de las Phoenix Islands (PIPA). Cubre ocho atolones y dos arrecifes submarinos, una superficie del tamaño de California. Con más de 800 especies de fauna, 12 montañas sumergidas y arrecifes de coral que se muestran “tal y como eran hacen miles de años”, se convirtió en el primer lugar de Kiribati en entrar en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

 

Con arrecifes de coral intactos y abundante vida marina, el archipiélago al completo es ideal para practicar buceo y snorkel. La mayoría de las escuelas y tour-operadores se encuentran en la capital, Tarawa, y en la isla de Navidad (Christmas Island). Peces tropicales, grandes mamíferos y, sobre todo, coloridos jardines de coral esperan a quienes se aventuren bajo las transparentes aguas que rodean las islas.

El área protegida de las Phoenix Islands comprende 408.250 kilómetros cuadrados de biodiversidad marina.

El surf y la pesca son otras de las actividades estrella. Esta última es territorio casi exclusivo de la isla de Navidad. Kiritimati, como la conocen los locales, es uno de los mejores puntos para pescar con mosca a nivel mundial. También para la pesca del macabí. Como recalcan desde la oficina de turismo, aquí “no existe un mal día de pesca”. El atolón coralino más grande del mundo, con 388 kilómetros cuadrados, es además el lugar perfecto para la observación de aves.

La temporada de surf en Kiribati es de octubre a marzo.

La naturaleza y las actividades acuáticas se llevan todo el protagonismo, pero un viaje a Kiribati no está completo sin la convivencia con los locales. Se reúnen en la ‘maneaba’, el edificio más grande del pueblo, construido con bloques de coral, madera de cocotero y un techo cubierto de hojas. Allí bailan y cuentan historias. Para disfrutar plenamente de su cultura, es recomendable también viajar en el mes de julio, cuando tienen lugar las celebraciones por su independencia.

El turismo no está muy desarrollado, los alojamientos son sencillos y cuentan con lo imprescindible. Porque Kiribati es un destino para los que buscan disfrutar de las cosas simples de la vida. Solo para auténticos viajeros. ¿Quieres ser uno de los 6.000 elegidos?

Artículos relacionados

La cuna australiana del ‘boho-chic’

Más que un pueblecito, Byron Bay es una filosofía de vida. Jóvenes surferos y granjeros ecológicos alternan con artistas y...

Los perros surfistas de Australia

El mejor amigo del hombre se sube a la tabla para coger olas con su dueño en el Noosa Festival...

La jaula de la muerte 

Quince minutos nadando con uno de los cocodrilos de agua salada más grandes del mundo. ¿Aterrador o apetecible? Solo en Crocosaurus...

Whitehaven beach: la playa ‘eco-friendly’

Si las playas se puntuaran como los hoteles, Whitehaven Beach sería de cinco estrellas.