>>>El ‘selfie’ en el abismo
Foto: Leonardo Pereira

El ‘selfie’ en el abismo

Victoria y Leonardo son una pareja normal. Les gusta hacerse fotos en los sitios que visitan. Sobre todo cuando están colgados de un precipicio.
Más de 79 millones de fotos publicadas en la red social Intagram incluyen el hashtag #selfie. Es decir, son autorretratos. Los jóvenes de entre 16 y 25 años son los más aficionados a buscar esta forma popularidad en las redes sociales. Las fotos más habituales tratan sobre la bonita ropa que llevan ese día, el fabuloso lugar en el que están o la deliciosa comida. Pero también existe otro tipo de ‘selfies’ que ganan más seguidores cada día. Las fotos espectáculo. Las que persiguen el plano más fascinante por encima de cualquier cosa. En ocasiones, incluso del sentido común.
Leonardo y Victoria en el Parque Nacional de Ibitipoca, en Brasil.
Foto: Leonardo Pereira

Filosofía de vida

“Un día tu vida pasará por delante de tus ojos, haz que merezca la pena mirar”, comenta Leonardo (@leonardopereira1) en Instagram la foto en la que se le ve encaramado a la montaña de Pedra da Gávea.

La acrofobia, o miedo a las alturas, es un chiste para estos amantes de la fotografía extrema. Cámara en mano, ascienden a lo más alto de montañas y edificios en búsqueda y captura del ‘selfie’ más arriesgado e impactante. Una tendencia que convierte la fotografía en un deporte de riesgo, solo apto para los más aventureros. Cada vez son más los que se atreven con esta particular afición. Muchos de ellos la han convertido en su estilo de vida.
Leonardo Pereira, brasileño de 23 años de edad, tiene más de 37.000 seguidores en Instagram. Ha sido campeón de ‘mountain bike’ dos veces. Aficionado a la escalada desde hace apenas un año, Río de Janeiro ha visto crecer su ambición por dominar las montañas sin ningún tipo de sujeción. “Me siento seguro en el peligro”, confiesa. Leonardo conoció a Victoria en Pedra da Gávea, el mayor monolito costero del mundo. Desde entonces ha sido su compañera en todas las aventuras. Su confianza en Leonardo llega hasta el punto de colgarse en el vacío tan solo sujeta de su mano. Su próxima aventura, viajar a China y Japón. Las andanzas de su viaje las colgarán en Instagram para volver a dejar sin respiración a sus seguidores.
Victoria comparte esta afición por la adrenalina.
Foto: Leonardo Pereira
Leonardo y Victoria no son los únicos enganchados a las alturas. Ivan Kuznetsov, @Beerkus en Instagram, asciende a los edificios más altos de cada ciudad del mundo con el único propósito de inmortalizar el momento. Defiende que el riesgo no es una forma de menospreciar la vida, sino todo lo contrario: “Esto es la vida, así es como me expreso, y la aprecio más que cualquier otra persona”.
Selfie en Pico da Bandeira, el tercer punto más alto de Brasil.
Foto: Leonardo Pereira
La vida debe ser muy diferente desde lo alto del mundo. Los más cautos siempre podremos disfrutar de las vistas. E intentar sentir la adrenalina a través de sus cuentas de Instagram.

Artículos relacionados

Portree: la colorida nota discordante

La mejor forma de combatir el gris del cielo escocés es ponerle color. En esta pequeña ciudad pesquera lo saben...

El futuro de la gastronomía está aquí

¿Quién necesita sartenes teniendo una impresora 3D? Es lo que se preguntaron en Food Ink, expertos en combinar tecnología y...

Cuando la habitación eres tú

Llegas a tu hotel urbano y te apetece relajarte en la naturaleza. Gracias a la tecnología Broomx, con tu ‘smartphone’,...

Fotografiar un glaciar como nunca antes

La belleza de las cuevas del glaciar islandés de Vatnajökull se revela con la mayor precisión alcanzada hasta ahora en...