>>>El secreto de la felicidad nórdica
Foto: Niclas Jessen (visitdenmark)

El secreto de la felicidad nórdica

Para ser feliz, empieza por aprender el significado de ‘hygge’, ‘lagom’ o ‘koselig’; el ‘hakuna matata’ de países como Dinamarca, Suecia o Noruega, los mas felices del mundo.
E

ntre nórdicos se mueve el “secreto”. Si en 2016 era Dinamarca, este año es Noruega quien se alza como el país más feliz del mundo. Ese “secreto” parece sustentarse en lo que representan términos como ‘hygge’, ‘lagom’ o ‘koselig’. El primero nació en Dinamarca; el segundo, en Suecia, y el tercero, en Noruega. Si uno hace referencia a aprovechar el momento; el segundo defiende el “menos es más”, y el tercero a lo “acogedor”. Tres conceptos que describen la felicidad del instante.

Cosas sencillas como acurrucarse debajo del edredón, acariciar a tu gato, comer chocolate o queso con vino, entre amigos, sin presiones, sin tiempo. Contemplar atardecer desde la playa, disfrutar de una buena lectura… ¿Pero si todos podemos hacer esas cosas porque parece que solo los nórdicos saben disfrutarlas? Quizá porque el ‘Informe mundial de la felicidad’ de la ONU no solo baraja expectativas de vida o libertad, sino también factores como ingresos, apoyo social o ausencia de corrupción en el Gobierno. Aunque de nosotros depende buscar la armonía, crear el ambiente o intentar evitar el estrés. Es una actitud ante la vida.

Café  Höst, en Copenhague
Russel destaca el “respeto por lo cotidiano” en los locales daneses.
Foto: Chris Tonnesen (Höst)

Cena con un danés

Los daneses prefieren la intimidad de una cena en casa. Por eso les encanta el proyecto ‘Meet the Danes’, que consiste en invitar a un turista a casa. El local cocina un plato típico mientras ambos comensales se cuentan acerca de la cultura de sus respectivos países. Una propuesta muy ‘hygge’ para pasar la velada.

Algo que asimiló la escritora inglesa Helen Russel, que lo describe en ‘The year of living danishly’, donde explora Dinamarca durante un año en busca del “secreto de la felicidad”. “Empecé escribiendo una columna sobre la vida danesa para ‘The Telegraph’ (Reino Unido), luego me encargaron el libro; hay mucho interés acerca de qué cosas hacen diferentes los daneses”. Así descubrió que la confianza es su pilar. “El 79% de los daneses confía en la mayoría de la gente”, reduciendo de esta forma su ansiedad. ‘Hygge’ trata de “estar presente, celebrar las cosas simples y practicar la gratitud”.

El Estado ayuda, nos cuenta Russel, desde incentivar menos consumismo hasta favorecer la compatibilidad entre trabajo y familia. Pero se nota además en los espacios. Por ejemplo, entre los restaurantes de la ‘New Nordic Cuisine’, descrita como “la ruta más rápida al mayor placer”. Consiste en utilizar productos locales, sostenibles y preparados de manera tradicional. “Si una zanahoria está buena tal como es, no la cocines demasiado, simplemente cómetela”, aclara.

Trolltunga, en Noruega
La mejor época para ir a Trolltunga es después de junio, sin nieve.

Copenhague tiene locales perfectos para entenderlo. Como Höst, con ingredientes de la cocina nórdica, como langosta, carne o queso. El Café Glyptoteket enamora por su jardín de palmeras y plantas exóticas, además de por sus ingredientes sostenibles. O The Living Room, cuya sensación llega desde su nombre, el de una sala de estar con sofás, mantas, almohadas y chimenea. Incluso en las calles se aprecia, como bien saben los instagramers. Por ejemplo, @tschang, que asegura que pasear por Magstræde no es solo hacerlo por una de las calles más antiguas de Copenhague, sino que es “volver atrás en el tiempo”.

Pero los daneses no tienen el monopolio de la felicidad. En Suecia, además de los locales, tienen a Ikea, que promueve el proyecto ‘Live LAGOM’, donde amén de muebles sostenibles, crea una comunidad basada en reciclaje y vida saludable. Una enseñanza que busca encontrar la medida justa. Precisamente de esta marca son algunos de los muebles del Palacio Real, ubicado en el casco histórico, Gamla Stan, de Estocolmo. Un rincón de callejuelas empedradas al estilo medieval que evoca esa felicidad del detalle. Como tomarse una taza de chocolate caliente en Chokladkoppen, en el corazón del barrio.

Mientras, Noruega se alza con el título en 2017. Aquí la felicidad es entendible al conocer lugares como Tromsø, 350 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, y uno de los lugares con mejores auroras boreales. ¿Cómo no va a ser la felicidad misma correr bajo un sol de medianoche? Además, el país cuenta con rincones como Trolltunga, un acantilado a 1.100 metros sobre el lago Ringedalsvatnet. Otro motor de calma y libertad es Kjeragbolten, una roca entre dos riscos en mitad de un impresionante entorno natural. Y es que, en definitiva, se trata de encontrar el lugar y el momento, de mirar mejor. Detenerse en los impresionantes parajes naturales que nos rodean, y en la simplicidad de la vida. ‘Hygge’, ‘lagom’, ‘Koselig’… O el eterno ‘carpe diem’.

Artículos relacionados

Oslo: planes baratos en la ciudad más cara

Oslo, recurrente en las listas de capitales europeas más caras, tiene un alma generosa y económica: sus parques, sus museos...

El Expreso del Litoral: rumbo a la Noruega salvaje

Olvídate de todo lo que sabes sobre cruceros y embárcate en una aventura por la costa noruega a bordo del...

Ten una aventura en Lofoten

Hay islas que son para el verano, pero no es el caso de Noruega. El frío saca lo mejor de...

El ritmo de la escalera del troll

En un ‘time-lapse’, el fotógrafo Alejandro Villanueva ha captado la fusión entre diseño, arquitectura y paisaje del Trollstigen Visitor Center....