>>>El rincón secreto de Jordania

El rincón secreto de Jordania

Dana, la mayor reserva natural del reino hachemita, es el lugar perfecto para la contemplación de aves y estrellas. Un rincón escondido en el que dejarse guiar por los beduinos.
M

Mediterránea, saharo-arábiga, irano-turaniana y sudanesa. Dana, la mayor reserva de Jordania, agrupa estas cuatro zonas biogeográficas en sus 320 kilómetros cuadrados. Reserva de la Biosfera desde el año 1989 y gestionada por la Royal Society for the Conservation of Nature of Jordan (RSCN), es la única zona del país con tal diversidad. Además presenta un gran desnivel que va desde los 1700 metros de altitud hasta los 50 bajo el nivel del mar.

Estas características tan particulares hacen de este espacio perteneciente al gran valle del Rift un hábitat idóneo para todo tipo de fauna y flora. En Dana viven unas 800 especies vegetales distintas y más de 400 animales –muchas de ellas aves–. De todas, se estima que unas 25 están en peligro de extinción. Es el caso del lobo sirio o del cernícalo menor.

Reserva de la Biosfera de Dana
En esta zona se ha descubierto un centenar de yacimientos de la época del paleolítico.

Hospitalidad beduina

La reserva de Dana está habitada por beduinos, tribus nómadas que partieron de la península arábiga hacia Oriente Medio y África. Encantados de recibir a exploradores foráneos, muchos de ellos trabajan en Feynan, un ‘ecolodge’ de 26 habitaciones que funciona con energía solar.

La observación de aves es una de las actividades más habituales en la zona. Y para captar al resto de animales que allí habitan, la época más recomendable es a partir de septiembre, cuando el follaje es menos espeso y pasan menos desapercibidos. Además, las temperaturas son templadas en esa época del año, igual que en abril o mayo. A partir de junio, el termómetro se dispara y de diciembre a febrero puede resultar bastante frío en las zonas más altas de la reserva, llegando a limitarse el paso en algunas de las rutas. Pero hay alternativa para quienes quieran visitarla en esos meses: centrarse en las áreas a menor altitud.

Existen varias rutas de senderismo habilitadas para descubrir la reserva. Para las de largo recorrido, que pueden extenderse durante una jornada entera, se puede contratar a guías beduinos; mientras que para las más breves (de unas dos horas) es posible aventurarse sin ayuda. El barranquismo y las rutas en bicicleta son otras opciones a practicar en la zona. Desde su alojamiento más emblemático, Feynan Ecolodge, parten varias rutas que permiten descubrir el legado histórico de Dana: iglesias bizantinas, pueblos neolíticos, vestigios de antiguas minas de cobre explotadas por los romanos…

Feynan Ecolodge
En Feynan Ecolodge se sirve comida vegetariana.
Foto: © Feynan Ecolodge

El mayor tesoro de la zona es la aldea de piedra de Dana. Fue construida en el siglo XV y aún se mantiene –en parte– en pie. Desde la aldea se observan las mejores vistas de toda la reserva, con el valle a sus pies. Una imagen que invita a la contemplación de un paisaje tranquilo, en silencio, al que no llega señal alguna.

Reserva de la Biosfera de Dana
La reserva está plagada de cañones y senderos escarpados.
Foto: Visit Jordan

Esa misma quietud se vive en otra de las experiencias que ofrece Dana y que llega con la caída del sol. Desde el Feynan Ecolodge se ofrecen rutas al atardecer y se recomienda que los huéspedes salgan a los alrededores del hotel o suban a la azotea por la noche con la única iluminación de unas velas. Sobre sus cabezas, uno de los cielos más despejados del planeta. Uno de los mejores lugares de Jordania para ver las estrellas.

Artículos relacionados

Todos los caminos llevan a Petra

Más de 800 monumentos y 500 tumbas ‘escondidos’ en 264 kilómetros cuadrados. Petra es mucho más que la fachada del...

Cuevas, palacios y Zaha Hadid

Los nabateos, los romanos y Norman Foster han dejado su huella en las cálidas tierras jordanas. Sus obras narran la...

Jordania: reinos perdidos, lagartos azules y gladiadores

Convertirse en Indiana Jones es solo el principio. A los niños les encantan las historias y Jordania está llena de...

#Jordania con ojos de ‘instagramer’

No hay selfie que se resista al desierto de Wadi Rum, uno de los lugares más fotogénicos del país. Porque...