>>>El paraíso del surf africano

El paraíso del surf africano

Más allá del exotismo, el surf descubre un nuevo Marruecos, más ‘hippie’ y amante del neopreno. 3.500 kilómetros de costa a la caza de su famosas olas largas derechas.
Con una temperatura media de 25 grados, de octubre a abril se desarrolla la temporada de surf en Marruecos. Muchos surfistas de todo el mundo, y en especial de Europa, aprovechan estas condiciones y la falta de masificación para acudir en peregrinación y búsqueda de la ola perfecta.
La región de Agadir, al sur, y con 300 días de sol al año, concentra la mayoría de ‘spots’, es decir, puntos con condiciones ideales para la práctica de este deporte extremo. La ciudad de Taghazout es considerada la meca del surf en Marruecos. Transformada en coto ‘hippie’ durante los años 60, es célebre por sus playas despobladas y un ambiente que mezcla la cultura bereber con la surfera. En sus alrededores se encuentran algunos de los ‘spots’ con más renombre, que combinan olas y condiciones para principiantes y profesionales. Anchor Point es uno de los enclaves más famosos por su característica ola: larga, potente y con varias secciones. Fue bautizado así por Jimi Hendrix en 1967, asiduo visitante de la costa marroquí. Muy cerca se localizan Devil´s rock y Banana Beach, para principiantes, o Mysteries, con largas olas formadas por un arrecife poco profundo.
Las pueblos cerca de Essaouira son famosos por su ambiente ‘hippie’.
Foto: cdrin / Shutterstock.com

El surf más oscuro

Axi Muniain y Jérôme Sahyoun son los ‘surfers’ protagonistas de un ‘asalto’ nocturno a Safi en el film ‘Invasion: The Right Pointbreak’. Un corto ganador de varios premios, y en el que los menos atrevidos pueden disfrutar de espectaculares olas nocturnas iluminadas tan solo por los leds de sus tablas.

A 20 minutos de Essaouira se ubica uno de los mejores destinos para practicar surf y windsurf. Gracias a los constantes vientos borrascosos, Sidi Kaouki es una referencia para los surfistas experimentados, que buscan las olas más desafiantes. En la zona bohemia por excelencia de la costa marroquí se lleva el estilo rastafari y la relajación ‘chill out’. Todo enmarcado en la belleza de su playa salvaje, de arena blanca y más de dos kilómetros de longitud.
Un poco más al norte, cerca de la ciudad de El Jadid, se sitúa Sidi Bouzid, un ‘spot’ que no pasa desapercibido al ser considerado ‘point break’ a nivel internacional. Sus olas se encuentran entre las diez mejores del mundo, por su regularidad y potencia.
Las excursiones en camello son otra de las actividades que más turistas atrae en la playa de Sidi Kaouki.
Foto: Michel Piccaya / Shutterstock.com
Los ‘spots’ se reparten por toda la costa atlántica marroquí y, aunque en el norte las olas son más suaves, resultan ideales para aquellos que quieren aprender. Entre la bulliciosa Casablanca y la capital, Rabat, la Playa de Bouznica es un oasis de tranquilidad.
El Quicksilver Pro Casablanca sitúa a Marruecos dentro del circuito mundial de surf.
Foto: ©WSL/Masurel
A pesar de la calidad de sus olas, Marruecos no formó parte del circuito mundial de surf hasta hace muy poco. Condición que cambió en septiembre de 2015 con la celebración del primer campeonato de surf profesional: el Quiksilver Pro Casablanca. Un evento conquistado por Pedro Henrique, el surfista portugués-brasileño, que además se hizo con el título de campeón de surf europeo del 2015. Ramzi Boukhiam, considerado el mejor surfista profesional de Marruecos, remarcaba la oportunidad que supone que haya un evento de este tipo en su país, ya que “hay surfistas muy buenos que no tienen medios para competir de forma internacional”. Un día histórico para Marruecos, que ya es reconocido de forma oficial como destino surfero a nivel mundial.

Artículos relacionados

El Tánger que dejó el Protectorado

Apenas queda un esbozo: la huella que dejaron los cafés parisinos, el Teatro Cervantes o el cine Alcázar. Viajamos por...

Chauen, el azul de la contemplación

A los pies de la cordillera del Rif, al norte de Marruecos, la pequeña ‘ciudad azul’ deleita al viajero con...

El lado más salvaje de Cuba

Existe vida lejos de la Habana y su malecón. Es la Cuba oriental de Bahía de Taco y Baracao, que...

Conduce como un pájaro por el fiordo Geiranger

Una serpiente de asfalto culebrea entre montañas y cascadas con vistas a los fiordos. 106 kilómetros de curvas cerradas y...