>>>El florecer de Atacama
Foto: ©Turismo Chile

El florecer de Atacama

Después de la tormenta, llegan las flores. También en una de las regiones más secas del mundo, que se transforma cada cinco años por un fenómeno climático.
“Escuchad el sonido quebradizo de la sal viva, sola en los salares; el sol rompe sus vidrios en la extensión vacía y agoniza la tierra con un seco y ahogado ruido de sal que finge”. Los versos de Pablo Neruda sobre el desierto de Atacama definen uno de los lugares más áridos del planeta. Ocasionalmente, ese salar vacío que retrataba el poeta chileno se convierte en una alfombra de flores gracias a un fenómeno climático que sucede tras una tormenta perfecta. Perfecta porque deben coincidir varios factores climatológicos que no se dan todos los años.
Atacama es un área de actividad minera muy intensa.
Foto: Guillermo Andre via VisualHunt.com / CC BY

Más allá de las flores

Si no ha sido año de lluvias, Atacama sigue ofreciendo otras muchas rutas. Junto a la costa, se pueden visitar las localidades de Totoral, Travesía, Carrizal Bajo y alrededores del Puerto de Huasco. Buena alternativa para los años de flores tímidas.

Las temperaturas deben ser especialmente bajas (sin llegar a heladas) y las lluvias particularmente abundantes. Esto sucede cuando el fenómeno del Niño altera los patrones habituales de precipitaciones. Es entonces cuando las semillas y los bulbos que permanecen enterrados disponen de la suficiente humedad para florecer. Latentes, son capaces de aguantar años y años hasta que llegue su momento. Unos supervivientes adaptados a un entorno adverso.
De los más de 75.000 kilómetros cuadrados de la región de Atacama, el fenómeno del desierto florido se produce en la zona costera, a unos 800 kilómetros de la capital chilena, Santiago. Lo que hace realmente especial a esta alfombra natural es que solo florece cada cinco o seis años (aproximadamente). Una de las primeras referencias de floración en Atacama data del año 1840, cuando el naturalista Claudio Gay viajó al norte para contemplar dicho espectáculo. Repetía así el viaje que realizó en 1831, con peor suerte.
Ocasionalmente se producen dos floraciones al año. Además de la de septiembre-noviembre, hay registros entre abril y mayo.
Foto: ©Turismo Chile

Semillas a salvo

Se aconseja utilizar protector solar, apostar por los caminos señalados, no tocar las plantas, no arrojar basura y no pasar con el coche por las praderas. Se busca el menor impacto humano posible para esta zona que bajo tierra esconde un gran tesoro, sus semillas.

En lo que llevamos de siglo XXI, la tendencia de un lustro se ha visto reducida a periodos de letargo de dos o tres años, pero la floración de 2015 fue una de las más impactantes que se recuerdan. Sobre todo en las zonas cercanas a la ruta 5, junto a Llanos de Castilla y Pajaritos. Entre los meses de septiembre y noviembre, la arena dejó paso a flores rosas, violetas y amarillas. En total, más de 200 especies vegetales: Añañucas rojas, Suspiros, Huillis, Garra de León, Malvillas… Y todas ellas consiguen atraer a una gran cantidad de fauna que en otros momentos no tiene opciones de prosperar. Reptiles, aves e insectos comparten hábitat con las eventuales flores del desierto.
En los meses más calurosos, en Atacama la temperatura puede llegar a los 45ºC.
Más allá de la zona costera –y ocasionalmente florida– de Atacama, este desierto chileno también desprende otro tipo de colorido durante el resto del año. Sin descansos ni letargos. El contraste entre las distintas tonalidades de los minerales de la zona ha hecho merecedor a Atacama del sobrenombre del “desierto de los colores”. El verde del óxido de cobre, el blanco del carbonato cálcico y el rojo de la arcilla. Una paleta que se completa –aunque sea cada cinco años– con el fenómeno del desierto florido.

Artículos relacionados

Donde Robinson Crusoe se hizo turista

Piratas, tesoros, presos, expatriados y colonos. Aventuras recreadas por Daniel Defoe. El espíritu de su personaje más icónico, Robinson Crusoe,...

“El hombre no existe desnudo”

Desde su programa de televisión, ‘City Tour’, o como decano del Campus Creativo, Federico Sánchez enseña a pensar en dónde...

Ciudades de autor

La capital del país más largo y estrecho del planeta ha renacido varias veces. Cosmopolita y acogedora nos invita a...

El astroturismo, especialidad chilena

Tenemos el escenario perfecto para disfrutar del turismo astronómico en compañía. Millones de estrellas decoran el cielo del desierto de...