>>>El esplendor alpino del Grand Train Tour

El esplendor alpino del Grand Train Tour

¿Quién no ha soñado alguna vez con una ruta por parajes verdes, cristalinos lagos y pueblecitos de cuento? Recorrer en tren los Alpes suizos lo hace realidad.
S
olemos imaginar un largo viaje en ferrocarril como una experiencia sosegada, apacible, de rayos de sol entrando por la ventanilla y coloreando al máximo los paisajes a la vista. Rayos de esos que permiten ver las motas de polvo que nos circundan. Un tren, qué gran lugar también para ver la lluvia o la nieve dejar su huella en el vidrio a través del que miramos y penetrar en los paisajes. Todo ello mientras estamos calentitos, relajados, mecidos por el ritmo sostenido de la maquinaria que mueve el vagón. Viajar así por un país de orografía majestuosa es un gran placer. Suiza es uno de los destinos ideales donde hacerlo realidad. Y el Grand Train Tour of Switzerland es el billete que lo facilita todo.
Una visita a los Alpes suizos ofrece numerosas opciones para el ocio.
Foto: Swiss Travel System

1 solo billete, 9 etapas

Numerosas posibilidades con un solo ticket. De Montreux a Zermatt, el Glacier Express, el serpenteante Bernina Express, las etapas Palm, Wilhelm Tell, o Voralpen Express, de Lucerna a Zúrich y de allí a San Galo… Todo ello con un confort y servicio de primera. Recorrer los Alpes con elegancia.

Recorrer 1.280 km de uno de los trayectos panorámicos más impresionantes para vivir una completa experiencia Suiza. Naturaleza, deportes de nieve, ciudades multiculturales y pequeñas aldeas, el de los Alpes Suizos en tren es un trayecto variado y dinámico. Emoción añadida si lo hacemos en invierno, con amplias extensiones de manto blanco cubriendo paisajes que se tornan oníricos, de fábula.
Cimas de más de 4.000 metros, altos pasos ferroviarios, paisajes pantanosos y de viñedos, las cataratas del Rin, el castillo de Chillon, paradas en Chamonix o en Zermatt, desde donde se vislumbra el en Matterhorn, la cumbre más famosa de Suiza. Al Sur, un serpenteo que conduce a continuos saltos a territorio italiano, con el famoso Lago Como a la vista, y visitas a las ciudades de Lugano o Tesino.
Naturaleza en estado puro a través de más de 1.000 km de ferrocarril.
Foto: Swiss Travel System
La oportunidad de disfrutar de una etapa en el tren expreso más lento del mundo acrecienta la sensación de desconexión de la vida ajetreada en que habitualmente estamos inmersos. Parar en cualquier estación intermedia deseada, dejarse llevar por los impulsos y por todo aquello que nos cuenten los paisajes, todo es posible en este trayecto. Un viaje sensorial por paisajes inabarcables, el olor y el sonido de la naturaleza y sus animales, el sabor de la cocina de montaña… Una gastronomía local que incluye especialidades como las ‘fondues’, el ‘rostí’ o el ‘tartfilette’. Propuestas culinarias que maridan a la perfección con el entorno y el clima.
Las cumbres se elevan en esta zona hasta 4.000 metros.
Foto: Swiss Travel System
Un recorrido que se brinda, además, como la ocasión para conocer las ciudades de Lucerna, Zúrich, San Galo –cuyo complejo y biblioteca de la abadía forman parte del patrimonio de la UNESCO–, Rapperswil –conocida como la ciudad de las rosas–, Zermatt, o St. Moritz. La zoma de los Alpes suizos ocupa la mayor parte del territorio del país, lo que permite infinidad de itinerarios y combinaciones. El halo idílico es el denominador común de todos ellos. No debe de ser casualidad que Víctor Hugo o Lord Byron se dejasen seducir por la inspiración en esta cordillera, que ahora se puede conocer desde el cómodo asiento de un tren con una de sus obras en la mano.

Artículos relacionados

La piscina de hotel más grande de Europa

Hôtel Palaffite está construido al borde del lago de Neuchâtel, en Suiza. O dentro de él. Los clientes que se...

Chaplin’s World: El refugio suizo del vagabundo

Inaugurado el primer museo dedicado a Charles Chaplin, una de las figuras más influyentes de la historia del cine, en...

“No puedo creer que me paguen por esto”

Jon Bowles ha unido su oficio de piloto con su pasión por la fotografía. Es consciente de que tiene “el...

Un paseo para ir de la mano

Hay quien dice que el amor es un camino…como si fuera algo simbólico. Estás a punto de descubrir que este...