>>>El camino más peligroso del mundo

El camino más peligroso del mundo

Construido en las paredes del Desfiladero de los Gaitanes y posteriormente abandonado, el Caminito del Rey terminó por convertirse en leyenda. Ahora puedes recorrerlo.
Un sendero cuya anchura no llega a un metro sobre una garganta natural a trescientos metros de altura. Así es el Caminito del Rey y el lugar donde se enclava, el Desfiladero de los Gaitanes, en la provincia de Málaga, España. El responsable de este singular escenario es el río Guadalhorce, que con el inexorable paso del tiempo ha ido cortando la piedra de la Sierra de Huma formando cuevas y cavidades hasta darle su caprichosa forma. El conocido como “el camino más peligroso del mundo” comienza en el municipio malagueño de Ardales, atraviesa el de Antequera, y termina en El Chorro, uno de los enclaves naturales más perseguidos por los amantes de la naturaleza, en especial por lo que practican escalada.

Una obra de vértigo

Mas de cinco millones de euros se han invertido en los trabajos de rehabilitación del camino y toda la zona del desfiladero. En la reparación han participado sobre todo alpinistas, escaladores y espeleólogos experimentados que trabajaban colgados de la pared del desfiladero para fijar los anclajes a la roca.

El sendero, construido entre 1901 y 1905, sirvió como acceso entre dos saltos de agua, el Gaitanejo y el Chorro, para permitir el paso de los trabajadores de mantenimiento y la vigilancia de los mismos. En 1921 y con motivo de la inauguración de la presa del Conde del Guadalhorce, Alfonso XIII recorrió este camino y de ahí el nombre por el que se conoce en la actualidad.
El paso de los años y la falta de mantenimiento lo hicieron prácticamente intransitable: zonas sin barandillas, agujeros en el estrecho pavimento y tramos resbaladizos por el agua de las cañerías rotas. Recorrerlo era muy peligroso y, precisamente por eso, excursionistas de todas las partes del mundo se animaron a atravesarlo. Fue así como comenzó la leyenda del Caminito del Rey, que se tornaría negra cuando entre los años 1999 y 2000 se dieron varios accidentes mortales.
El gobierno local se apresuró a cerrar los accesos e impuso cuantiosas multas a todo aquel que se atreviera a intentar recorrerlo. Pero esto no hizo más que aumentar su fama entre los adictos a la adrenalina: como consecuencia, se abrió una vía ferrata aún más complicada, que convirtió este arriesgado camino en un lugar de culto para los amantes de los deportes extremos.
No te recomendaríamos un paseo por el Caminito del Rey en semejantes condiciones. Nuestra propuesta es que lo hagas con total seguridad, eso sí, sin perderte sus vistas vertiginosas. Después de muchas contingencias políticas y administrativas, el Caminito se ha rehabilitado y ahora puedes recorrerlo sin jugarte la vida en el intento. No por ello deja de ser una experiencia de infarto: no solo tienes que recorrer sus pasarelas, también cruzar un puente colgante a 105 metros de altura. El actual Caminito del Rey tiene 7,7 kilómetros y el tiempo estimado para completarlo es de entre 4 y 5 horas.

Artículos relacionados

La gastronomía brilla en la Costa del Sol

La tres nuevas estrellas concedidas por la Guía Michelin 2016 a restaurantes de la Costa del Sol ejemplifican la renovación...

Raíles de cinco estrellas

Nunca ha sido tan obvio: lo que importa no es llegar sino el camino recorrido. Más aún si te llevamos...

Viaja a ‘Juego de Tronos’

La sexta temporada “is coming”. El 24 de abril regresa a la pequeña pantalla una de las series más esperadas....

Portree: la colorida nota discordante

La mejor forma de combatir el gris del cielo escocés es ponerle color. En esta pequeña ciudad pesquera lo saben...