>>>Donde el Ganges llega a África

Donde el Ganges llega a África

Mark Twain escribió que Islas Mauricio sirvió como modelo para el paraíso. El archipiélago del Índico es también un centro sagrado del hinduismo, conectado con el Ganges por los dioses.
Dios creó primero estas islas del océano Índico. Y luego copió el paraíso. Lo escribió Mark Twain, aquel escritor sureño de bigote alborotado y verbo afilado. Pero la frase no es suya. La tomó prestada de uno de los personajes a los que conoció durante sus viajes y la incluyó en su libro ‘Siguiendo el Ecuador’. Se refería a Isla Mauricio. Y es fácil entender por qué. Cuando uno posa los pies en sus blancas arenas observa que reúne todos los ingredientes de la receta para crear un destino paradisiaco: playas exóticas, agua cristalina y temperaturas cálidas durante todo el año.
La Tierra de los siete colores

Dodo: el pájaro ‘tonto’

Lo conocemos de historias como ‘Alicia en el País de las Maravillas’, pero nunca lo hemos podido ver. Este pájaro con fama de patoso se extinguió en el siglo XVII. Era una especie endémica de las islas Mauricio y su primer nombre científico fue ‘Didus ineptus’.

Mauricio es la isla principal del archipiélago, pero Isla Mauricio está formado por una veintena de islas que emergieron del mar hace millones de años debido a erupciones volcánicas submarinas. Las huellas de ese pasado volcánico son todavía visibles en sus paisajes. Así sucede en Trop aux Cerfs, en la localidad de Curepipe. Allí, un antiguo cráter volcánico ha sido ocupado por la vegetación autóctona, formando un perfecto agujero teñido completamente de verde.
El lago más importante de la isla, Grand Bassin, también se formó sobre un cráter natural. Pero además de su belleza salvaje, lo que atrae hasta su orilla es que es un lugar sagrado para la religión hindú. Según cuenta la leyenda, allí el dios Shiva conectó el Ganges, el río sagrado de la India, con el cráter extinto. Numerosos fieles acuden a dejar coloridas ofrendas en las estatuas y altares situados en sus alrededores.
Nenúfares gigantes en los Jardines de Pamplemousse

Llena pero desierta

Isla Mauricio es el país más densamente poblado de África. La mayoría de la población vive en la capital, Port Louis. Esto permite a los viajeros poder disfrutar de la tranquilidad de las playas y no perder la sensación de estar en una isla desierta.

El hinduismo es la religión mayoritaria en Mauricio, aunque la diversidad de culturas hace imposible determinar una oficial. Las mezquitas conviven con los templos budistas y las estatuas de Shiva. Las tradiciones europeas dejan ver su influencia en su esencia africana y dan lugar a una rica mezcla que se puede observar sobre todo en el Mercado de Port Louis. Puede ser casualidad, pero una de las principales atracciones de la isla es la metáfora perfecta para este cóctel cultural y cromático: la Tierra de los Siete Colores. Se trata de un conjunto de dunas rojizas, amarillas, verdosas, violetas, azuladas… un arco iris de arena que se encuentra en Chamarel, al sur de la isla.
Le Morne, la montaña más conocida de las islas
Otro de los fenómenos naturales más curiosos son los nenúfares gigantes en los Jardines de Pamplemousse. Aunque si este particular paraíso destaca sobre todo es por sus playas de aguas tranquilas y arena fina. Algunas de las mejores son Belle Mare, la isla de los Ciervos y Trox aux Biches, donde se levantan los principales hoteles. En la península de Le Morne, al suroeste de la isla, se encuentra el extraño fenómeno de la catarata submarina, un misterioso ‘agujero negro acuático’ que parece a punto de tragarse a todo el que pase por allí. En realidad es un efecto óptico, pero tan bello que merece la pena contratar una excursión en helicóptero para apreciarlo. Mark Twain no pudo hacerlo. Ni nadie se lo contó.

Artículos relacionados

“El poder de la naturaleza”

Así se titula esta fotografía del volcán Colima (México) galardonada con el tercer premio de los World Press Photo en...

La mejor fiesta de la Tierra

Una vez al año, en mitad del desierto sudafricano, se monta una ciudad efímera dedicada al arte en la que...

Para no perderse la aurora boreal

Se ofrece iglú con vistas. El resort ártico Kakslauttanen, en el norte de Finlandia, cumple el sueño de cualquier esquimal....

Campamento de verano para yonquis tecnológicos

“Surrealista y sorprendente”. Así se define Camp Grounded, el campamento de verano para adultos con sede en Mendocino, California. Para...