>>>Días de ‘pad thai’ y noches de cócteles en Bangkok

Días de ‘pad thai’ y noches de cócteles en Bangkok

De comer con palillos por muy pocos euros a ponernos guapos para elegir cóctel en la última planta de un rascacielos. Las posibilidades de un plan ‘foodie’ en la capital tailandesa son ilimitadas.
C

uando los tailandeses tienen hambre dicen literalmente “quiero comer arroz”. Por algo el país asiático es uno de los principales consumidores –y exportadores– de este cereal a nivel mundial. Base de su dieta, es el ingrediente de muchos platos, como el ‘pad thai’, a base de ‘noodles’ de arroz y una de las estrellas de la cocina thai. Pero no solo de arroz viven los woks tailandeses. En ellos conviven todo tipo de ingredientes y sabores: picantes, dulces, amargos, salados y hasta ácidos. Mezclar de forma equilibrada es uno de sus éxitos. Y no solo en un plato; es costumbre pedir varios a la vez, en un ritual que forma parte de la cultura gastronómica tailandesa tanto como la pasta de chile.

Los platos tailandeses entran por los ojos. Todos, desde el chef del restaurante más exclusivo hasta el dueño de un diminuto puesto callejero, poseen el extraño don de saber combinar los ingredientes también por su escala cromática: cilantro, jengibre, curry rojo o verde, leche de coco, cúrcuma, albahaca…

Pad thai

En los mercados locales de Bangkok, entre especias, caldos de pescado y todo tipo de verduras, se pueden tomar clases de cocina. Solo se necesita un wok para hacer magia. Sopas de curry, ‘noodles’, tortillas de ostras y ensaladas con papaya –estas sin pasar por el fuego, claro– solucionan cualquier comida rápida. En los mercados a pie de calle se pueden encontrar desde pequeños puestos con fruta fresca hasta chiringuitos que roban espacio a la acera para dárselo a las mesas donde se congregan locales y turistas. Por algo es la capital mundial del ‘street food’.

Y siempre a buen precio, como en las zonas mochileras del barrio de Bang Lamphu (Khao San Road y alrededores). Para probar otras influencias, la opción es pasear desde el barrio chino (Yaowarat) hasta Phahurat, conocido como ‘Little India’. En calles como Sukhumvit Road y Silom Road se puede comer por apenas dos euros por persona.

El tradicional concepto tailandés de ‘street food’ también se renueva, e incluso se cuela en los centros comerciales, donde se aglutinan puestos de comida en grandes espacios conocidos como food courts’. Pier 21, en el centro comercial Terminal 21, es uno de los más exclusivos.

Street food
Foto: ©Gareth Harrison by Unsplash

Pero como Bangkok es una ciudad de contrastes, también saca partido a sabores internacionales en algunos de los mejores restaurantes de Asia. Y no es un decir: ocho locales de la capital tailandesa aparecen en la lista Asia’s 50 Best Restaurants de este 2019. El mejor posicionado del país es Gaggan, que ocupa el segundo lugar de la lista gracias a la comida india progresiva diseñada por su chef, Gaggan Anand. En el top 10 también entra la propuesta de los hermanos Sühring, que han llevado la más moderna de las cocinas alemanas a la capital. Su restaurante, llamado como ellos, es el cuarto del continente.

Rod Fai Night
Foto: © Minseok Ian Kwak by Unsplash

La oferta de Bangkok se completa a unos cuantos metros sobre el suelo. En las azoteas de algunos de los edificios más altos de la ciudad se mide el pulso de la vida nocturna local. Es el caso del Sky Bar del hotel Lebua, la terraza más fotografiada de la ciudad gracias a su aparición en la película ‘Resacón 2: ahora en Tailandia’. A 250 metros de altura, presume de haber transformado, a base de cócteles, la cultura noctámbula de Bangkok.

Tras una reciente reforma, entre los clásicos aguanta Vertigo. En el piso 61 del hotel Banyan Tree mantiene su fórmula a base de mariscos y carnes a la parrilla acompañados del clásico Vertigo Sunset, un cóctel a base de piña, arándanos, limón y Malibu. Entre los últimos en llegar al ‘cielo de Bangkok’ están The Loft, cuyo recetario ‘vintage’ de cócteles está inspirado en The Old Waldorf-Astoria Bar Book, o Spectrum Lounge & Bar. Este último, abierto esta primavera en el hotel Hyatt, cuanta con dos niveles: en el piso 29 suena música jazz, mientras que en el 30 un dj ameniza las noches de cócteles y champán. Porque, como nos cuenta el chef Gaggan Anand, “lo que es lujo para la gente occidental o los que vienen de las grandes ciudades, en Bangkok es la vida cotidiana”.

Artículos relacionados

Cruza en tren el puente sobre el río Kwai

Una famosa película dirigida por David Lean hizo universal el puente de Tailandia con el origen más trágico.

En busca del templo tranquilo

En Bangkok, la ciudad solo descansa en el interior de sus santuarios, donde los monjes se levantan en mitad de...

Bangkok: entre dos épocas

Más de ocho millones de habitantes viven entre el pasado y el futuro en la siempre vibrante capital tailandesa. Los...

Los templos escondidos en la selva de Tailandia

Menos conocido que las turísticas playas e islas del sur, el norte de Tailandia reúne la riqueza cultural de Camboya,...