Sudáfrica

“Lo que llamamos una rosa por cualquier otro nombre olería igual de dulce”, escribió Shakespeare. Lo que en Sudáfrica llaman jardín huele a bosque y está poblado de ballenas.