Namibia

Vivió su máximo esplendor durante la primera mitad del siglo XX gracias a los diamantes que escondían sus tierras. Hoy Kolmanskop, en Namibia, es un pueblo fantasma engullido por la arena.