Marruecos

Apenas queda un esbozo: la huella que dejaron los cafés parisinos, el Teatro Cervantes o el cine Alcázar. Viajamos por el Tánger que fue, el esplendor de un Protectorado del que solo quedan sombras.