Londres

La capital inglesa no para de reinventarse para seguir siendo lo de siempre: un icono de la modernidad. Clásicos como el té o el punk conviven con espacios renovados como la Tate Modern.