Las Vegas

Es posible visitar ‘la ciudad del pecado’ sin cometer ninguno: ni casarse disfrazado de Elvis ni jugárselo todo en la ruleta. Lo imposible es aburrirse, y menos bien acompañado.