Islandia

Las aguas más cristalinas del mundo provienen de un glaciar y fluyen entre dos placas tectónicas. Sus peculiaridades y su belleza convierten Silfra es un ‘must’ del buceo.