Europa

Cuatro kilómetros, ni un carretera y un solo restaurante. Así es este discreto islote del archipiélago canario.

Grasse huele a rosas

Texto: Isabella Mirkovic