Bodrum

“Paraíso de eternos azules”, según Homero. Diez siglos después, la ciudad portuaria turca tienta por otros motivos a curiosos, ‘bon vivants’ y ‘jet-setters’ que incrementan su censo cada verano.