Alemania

“El segundo es el primero de los perdedores”, decía Ayrton Senna. Y Alemania se lo toma al pie de la letra. Cuando de trata de coches, solo contempla lo más alto del podio.