>>>Destinos para sorprender a Cupido

Destinos para sorprender a Cupido

A los enamorados les da igual un beso en la torre Eiffel que uno bajo una palmera, pero en San Valentín toca ser originales. Viajamos a ocho lugares inesperadamente románticos.

No figuran en los top 10 de ‘lugares más románticos del mundo’ ni ocupan los primeros resultados de Google cuando buscas ideas para San Valentín. Precisamente por eso son perfectos para vosotros, que huís de los tópicos.

No encontrarás París ni Verona, pero son tan románticos que si Romeo y Julieta se hubieran conocido aquí, hoy estarían comiendo perdices.

Érase una vez… - Hallstatt (Austria)

Érase una vez el “pueblo más bonito de Austria”. Con sus casas de madera y sus adornados balcones parece sacado de un cuento de hadas, uno con final muy feliz. Situado en la orilla del lago Hallstätter See, rodeado de montañas y vegetación, Hallstatt es el escondite perfecto para una escapada romántica. Lo lleva siendo desde hace más de 7.000 años de historia, y es que es uno de los pueblos más antiguos del país.

Los ‘Romeo y Julieta’ mexicanos - Guanajuato (México)

68 centímetros de ancho tiene el ‘Callejón del Beso’ donde, cuenta la leyenda, doña Carmen y don Luis se dieron el último adiós. El padre de la chica se oponía a su relación y encerró a la joven. Para ver a su amada, don Luis se compró la casa de al lado, tan cercana que podían besarse por el balcón. El padre acabó por descubrirles y asesinó a su hija. La tradición dice que las parejas que visitan esta coqueta ciudad colonial deben besarse en el tercer escalón para que su amor dure eternamente.

Una cita sobresaliente - Charleston (Carolina del Sur, Estados Unidos)

Un paseo en coche de caballos, una vuelta en ferry al atardecer o un día en un spa de lujo. Decidáis lo que decidáis, vuestra cita será perfecta en un escenario como Charleston. A esta encantadora ciudad no le falta detalle: jardines para perderse, magnificas mansiones y hoteles boutique donde alojarse y numerosos restaurantes para acabar con una cena romántica. Para nota: la ruta del faro de Morris Island.

Amor en el paraíso - Islas Quirimbas (Mozambique)

En las listas de destinos románticos siempre se cuela alguna isla paradisíaca como Hawái o Bali. En las costas africanas existe una alternativa todavía más exótica. Al norte de Mozambique se encuentra este archipiélago formado por islas coralinas. Arena blanca, aguas prístinas y alojamientos de lujo como las villas de Azura en la isla privada Quilalea. Once de las islas forman parte del Parque Nacional de Quirimbas, donde habitan 375 especies de peces. En total, 7.500 kilómetros cuadrados de naturaleza salvaje.

La otra capital del tango - Montevideo (Uruguay)

Aunque se asocie con su vecina Argentina, la capital uruguaya también sabe de tango. Las calles de su casco histórico pueden recorrerse a ritmo de 2/4 y los miércoles suelen montarse una milonga callejera en la plaza Líber Seregni. La noche también pertenece a este baile apasionado. Abundan los salones y casas de baile como Joventango y El Milongón para dejarse llevar por la música y bailar bien pegados.

Un paisaje digno de la realeza - Sintra (Portugal)

Tan especial que obligó a la Unesco a añadir ‘paisaje cultural’ como categoría en su lista de Patrimonio de la Humanidad. Se sitúa a 30 kilómetros de Lisboa y es una de las cunas del romanticismo en Portugal. La monarquía portuguesa lo eligió como destino veraniego, por lo que abundan los castillos y los palacios como el Palacio da Pena. Esta colorida construcción cuenta con varios estilos arquitectónicos como el neogótico o el neomudéjar y se considera el máximo exponente del Romanticismo portugués. También destaca la Quinta da Regaleira, una mansión de estilo gótico rodeada por un jardín mágico. Su pozo es carne de leyendas.

La competencia galesa de San Valentín - Llanddwyn Island (Gales)

Para los habitantes de Gales el día de los enamorados no es el 14 de febrero, sino el 25 de enero. Celebran el día de ‘Santa Dwynwen’, la patrona del amor. Fue una princesa del siglo IV que rechazó casarse para crear un convento en Llanddwyn Island, una pequeña península de Anglesey conocida como ‘la isla de los amantes’. Los restos de la iglesia aún pueden visitarse, pero la belleza reside sobre todo en el paisaje que la rodea.

Borrachos de amor - Waiheke Island (Nueva Zelanda)

Una botella de vino marida bien con cualquier plan romántico y eso lo saben hasta en la remota Nueva Zelanda. En isla Waiheke tienen más de 20 bodegas boutique para disfrutar de una experiencia gourmet entre viñedos. El restaurante Mudbrick, con vistas al mar, promete atardeceres inolvidables. Pero en la isla también hay espacio para los (eco)aventureros, con actividades como esquí acuático o tirolina.

Artículos relacionados

Venecia sí hay más que una

Venecia enamora tanto que todos los países quieren tener una. China, Holanda o México también tienen su propia ciudad de...

Pantelaria, el mirador siciliano de África

Isla volcánica, a caballo entre Italia y África, Pantelaria es la perla negra del Mediterráneo. Sus piscinas termales y caprichosas...

Entre viñedos australianos

La vida es muy corta para beber vino malo; un fin de semana perfecto en Australia incluye ver atardecer junto...

Bailando en las calles de La Habana

Las ciudades son sus personas. Y para el fotógrafo Omar Z. Robles, son sus bailarines. Les fotografía realizando piruetas en...