>>>Culto al sol en Sharm el Sheij

Culto al sol en Sharm el Sheij

Donde acaba el desierto y empieza la luz del mar se levanta Sharm el Sheij. La ciudad de los días deslumbrantes, las playas de anémonas y las montañas llenas de historia.
H

ace medio siglo la ciudad de Sharm el Sheij solo era un pequeño pueblo de pescadores que se mezclaban con tribus beduinas en el extremo sur de la península del Sinaí. Hoy en día es el destino estrella de la Riviera del mar Rojo, gracias a su envidiable fondo marino, salpicado de naufragios y de corales de alta mar; y a su posición privilegiada, al abrigo de las montañas desérticas y de los vientos del norte.

En Sharm el Sheij el sol calienta todo el año –con oscilaciones entre 20º y 35ºC– y alimenta a los visitantes que vienen en busca de su luz y de la calidez de sus aguas. Largas filas de palmeras resguardan las playas de arena repartidas entre sus cinco barrios. Entre ellos destaca Naama Bay, punto de encuentro de la ciudad y centro de operaciones para recorrer los casi 50 kilómetros de costa repleta de lujosos resorts. Construcciones bajas inspiradas en la arquitectura árabe, con lagunas, cascadas y exuberantes jardines, otorgan al paisaje un aspecto de romanticismo y decadencia.

Zona playa hotel Four Seasons en Sharm el Sheij.
En algunas playas el arrecife de coral se aproxima tanto a la orilla que para bañarse hay que atravesar muelles flotantes, como en la del hotel Four Seasons.
Foto: Iverson Barry/Four Seasons

La ciudad de los peces

A unos 30 kilómetros de Sharm el Sheij se encuentra Ras Mohammed, el parque marítimo protegido más antiguo del mar Rojo egipcio. Una inmersión es estas aguas implica asomarse al abismo de la fosa tectónica Oriental Africana. Casi 1.200 especies de peces conviven en sus puntos más importantes de buceo, Anemone City y Jackfish Alley.

En torno a esta pacífica imagen se desarrollan todo tipo de actividades playeras que han convertido esta costa en la meca de los deportes acuáticos de Egipto. Jet ski, windsurf, kitesurf, vela y parasailing son algunas de las más demandadas. Los que prefieren mantenerse en tierra firme cuentan con campos de golf, integrados en los exclusivos resorts; o el parque Ghibli Raceway, una de los circuitos de karts más completo del mundo donde es posible conducir como un piloto de Fórmula 1.

Aunque, sin duda, la actividad que revela toda la magia del mar Rojo es el buceo. La mayoría de los resorts cuentan con servicio de alquiler de equipos y con instructores para sumergirse en algunos de los fondos marinos más memorables. La isla de Tiran es perfecta para hacer buceo de superficie y ver escuelas de peces moray y barracudas. Blue Hole, en Dahab, es un hoyo submarino vertical de 120 metros de profundidad, mítico por su dificultad y alto riesgo. Y el buque hundido SS Thistlegorm, descubierto en los años 50 por Jacques Cousteau, es uno de los pecios mejor conservados del mundo.

Blue Hole en Dahab.
Para llegar hasta Blue Hole es necesario contratar un tour en jeep o camello desde la ciudad de Dahab.

Por la noche, en la vibrante Naama Bay, las calles iluminadas por neones repletas de restaurantes, bares y discotecas contrastan con la carretera polvorienta que lleva hasta allí. Un ambiente que recuerda a la costa mediterránea, con locales como Hard Rock Café y Pachá, que se mezclan con los típicos cafés beduinos de tubos de shisha y cojines.

Naama Bay al atardecer.
Sharm el Sheij también es conocida como la Ciudad de la Paz, por las cumbres del conflicto palestino-israelí que albergó en el pasado.

Ajeno a este ruido y ajetreo, el casco viejo Old Sharm, famoso por sus restaurantes de marisco, mantiene la esencia del origen de Sharm el Sheij. Una atmósfera tranquila y oriental también presente en su puerto, donde el otro mundo silencioso, bajo las aguas del mar Rojo, aguarda a que vuelva a salir el sol.

Artículos relacionados

Marsa Alam, en los confines del mar Rojo

Fue el secreto mejor guardado del mar Rojo durante años. Inmensas playas enfrentadas al desierto donde los buceadores llegaban en...

El doble de diversión

Carnaval es sinónimo de color, música y desenfreno en Brasil. ¿Por qué no celebrarlo más de una vez? En Recife,...

Genipabu: un espectáculo irrepetible

Puedes ir todas las veces que quieras pero nunca será lo mismo…porque las dunas de este oasis cambian cada día...

Dónde casarse como una ‘celebrity’

No todas podemos casarnos con George Clooney, pero sí hacerlo en el lugar donde celebró su matrimonio, Italia, el país...