>>>Cork a ritmo de jazz
Foto: ©Turismo de Irlanda

Cork a ritmo de jazz

Cerveza negra y música. Dos de los símbolos de la isla esmeralda se dan cita en el Guinness Cork Jazz Festival, que reúne a más de 1.000 músicos en cuatro días.
D
ublín es la ciudad del pop y el rock. ¿Y Cork? La del jazz. La segunda ciudad más importante de Irlanda celebra cada año el Guinness Cork Jazz Festival. Esta cita, que ya va por su 34ª edición, pone a Cork en el mapa de uno de los países con mayor tradición musical del mundo. Del 28 al 31 de octubre, más de un millar de músicos ‘ocuparán’ la ciudad. Literalmente. Los conciertos no sólo se celebrarán en auditorios, clubes o teatros (alrededor de 60), las calles también vibrarán. A ritmo de jazz, por supuesto. Todo para un público estimado de unas 40.000 personas, entre visitantes y ‘corkonians’ (como se conoce a los habitantes del condado de Cork).
La ciudad de Cork es una sucesión de calles estrechas con edificios del siglo XVII.

Intensivo de trompeta

El centro de arte y música de la ciudad, CIT School of Music, organiza durante el festival el Cork Jazz Camp. De acceso gratuito, está abierto a todos, músicos y no músicos. David O'Rourke, Bruce Barth y Mark Hodgson serán algunos de los maestros que impartirán estas clases magistrales.

El pianista americano Justin Kauflin será el encargado de abrir el festival. Y lo hará acompañado de Jacob Collier y su jazz contemporáneo. La cita, el viernes en The Everyman, uno de los teatros más emblemáticos de la ciudad, que junto a Cork Opera House y Triskel Christchurch acogerán los principales conciertos. En el cartel, artistas como Robert Glasper, Sheryl Bailey, The Hot Club of Cowtown, Kurt Rosenwinkel o Jason Marsalis. Este último se muestra muy emocionado ante su primera participación en el festival.
“Estoy deseando visitar Cork y tocar para el público de allí, así como pasear por la ciudad para disfrutar yo mismo del festival” confesó. The Metropole Hotel hará de anfitrión de artistas de estilos variados: funk, swing, groove, Dixieland, blues… Los programas Guinness Music Xtra y Red Hot Music completan la oferta de conciertos. A ello hay que sumar eventos como ‘workshops’, un espacio para música experimental o noches de micrófonos abiertos para cantantes (y aspirantes a serlo).
The Coronas fue uno de los grupos que actuó en la edición de 2015.
Foto: ©Guinness Cork Jazz Festival
Fuera de la carta musical –o en paralelo a ella– Cork ofrece otras alternativas de ocio. Presume de ser una ciudad despreocupada y cosmopolita. Y de tener la mejor cocina de la isla, cervezas artesanas incluidas. Puede comprobarse en las rutas gastronómicas organizadas por Fab Food. Además de Guinness, promotora del festival, en los pubs de la ciudad se sirve otra cerveza negra. Producida en el condado de Cork, los locales la conocen como ‘black stuff’, aunque también puedes pedirla por su nombre oficial, Murphy’s Stout.
Cork ganó la 'Purple Flag' (bandera morada) a la ciudad con la mejor vida nocturna de 2015
Dos días (o cuatro si se tiene la suerte de asistir a todo el festival) dan para mucho en la segunda ciudad de Irlanda. Su pequeño tamaño hace la hace perfecta para ser disfrutada a pie. Construida alrededor del río Lee, entre sus paradas obligatorias están St. Fin Barre’s Cathedral, The City Hall, Cork City Gaol (castillo) o The English Market. Todo esto, si los pubs, las pintas y el jazz no te atrapan. “Sólo hay dos maneras de resumir la música: o es buena o es mala. Si es buena no le das más vueltas, simplemente la disfrutas”. Palabra de Louis Armstrong.

Artículos relacionados

Nimbin: regreso a los 70

Comunas todavía activas, caravanas con el símbolo de la paz y camisetas psicodélicas en plena naturaleza. Viajamos en el tiempo...

La banda sonora de París

Pionera en la celebración de la Fête de la Musique, la capital francesa conquista también por el oído. Descubre el...

La mejor fiesta de la Tierra

Una vez al año, en mitad del desierto sudafricano, se monta una ciudad efímera dedicada al arte en la que...

De fiesta como Gatsby

El personaje creado por Scott Fitzgerald hubiera sido el perfecto anfitrión de la Jazz Age Lawn Party: un ‘viaje’ a...